Colombia se calienta

Abril 11, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co

"Un aumento de 2,42° Centígrados en la temperatura promedio, conlleva efectos devastadores: desplazamiento de la biodiversidad, aumento de plagas, afectación de cultivos y más enfermedades provocadas por la humedad. A ellos se enfrentarán el Valle y el Pacífico colombiano antes de finalizar el siglo, de no tomar decisiones que permitan cambiar esa realidad".

Un aumento de 2,42° Centígrados en la temperatura promedio, conlleva efectos devastadores: desplazamiento de la biodiversidad, aumento de plagas, afectación de cultivos y más enfermedades provocadas por la humedad. A ellos se enfrentarán el Valle y el Pacífico colombiano antes de finalizar el siglo, de no tomar decisiones que permitan cambiar esa realidad.La región será una de las más afectadas por ese acelerado cambio climático en Colombia. Es el resultado que arroja un estudio realizado por expertos del Ideam, quienes recopilaron la información de las temperaturas y precipitaciones en el país durante 40 años y proyectaron lo que sucederá al llegar al 2100. Por primera se prevé qué puede pasar en cada Departamento y en las zonas en que se divide la geografía nacional. El fin es darles herramientas a los gobiernos locales y regionales para que emprendan las acciones necesarias.En resumen, el estudio llamado ‘Nuevos escenarios de cambio climático para Colombia 2011-2100’, confirma que el aumento mínimo que alcanzará la temperatura del país al final del Siglo XXI, será de 2,14° centígrados y en el peor de los casos subirá por encima de 4 grados. Eso significa que de tener hoy en promedio 22,4°C, se pasará a 24,5°C o a 26,5°C en una situación extrema. Así mismo mientras el 31% del territorio nacional verá disminuir las lluvias, en otro 20%, en especial el Pacífico y el Caribe, las precipitaciones crecerán en un 20%.Eso significa que el cambio climático conllevará una transformación en varios aspectos, que requiere de atención y liderazgo desde lo local y departamental para hacerle frente. El paso inmediato, que se repite hasta la saciedad, es actuar para disminuir la emisión de gases de efecto invernadero mientras se atiende la conservación de recursos ambientales que reducen su daño. Lo otro es adoptar las medidas para atender los problemas que vienen de su mano.La agricultura será uno de los sectores más afectados por ese calentamiento. Los cultivos, como se hacen hoy y con las especies actuales, no resistirán esos 2 o 4 grados de más, como tampoco sobrevivirán a las sequías, inundaciones o plagas que traerá con el calor. De ahí la importancia de los estudios que adelantan entidades como el Centro de Investigación de Agricultura Tropical, Ciat, en el Valle, para adaptar semillas como las de maíz, fríjol, arroz o yuca, alimentos básicos en la canasta familiar colombiana, a esas mayores temperaturas.Las ciudades, las zonas rurales y en general las regiones también deberán adecuarse para afrontar consecuencias como las avalanchas y deslizamientos que llegarán con las lluvias, la escasez de agua por la sequía y el daño a las fuentes hídricas, la aparición de más enfermedades o problemas de salubridad pública, para nombrar apenas algunos efectos de ese cambio climático. El reto es grande para la Nación y los gobiernos locales y regionales, e implica que desde ya, conociendo ese panorama desalentador de lo que será el calentamiento en este siglo, hay que tener planes de contingencia, políticas ambientales y urbanas definidas e iniciar la transformación a la que obliga el cambio climático para Colombia.

VER COMENTARIOS
Columnistas