Chile en movimiento

Marzo 18, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co

"Así, con clarines de guerra y mutuas recriminaciones parece arrancar la campaña presidencial chilena. Y, aunque la situación económica del país es percibida como buena, la mayoría de las encuestas realizadas le otorgan baja favorabilidad al presidente Piñera".

2013 es año electoral en Chile, pues a fin de año se elegirá nuevo Presidente. Como es usual, ya empezaron los vaticinios, las encuestas y las declaraciones políticas.Y la oposición ha comenzado las críticas temprano. Ha centrado su análisis en lo referido a las promesas de campaña del entonces candidato presidencial Sebastián Piñera, tales como reducir los índices de delincuencia, aumentar la descentralización otorgando mayor poder de decisión a las regiones y en materia de protección de los derechos laborales, tareas que, a juicio de los consultados, han quedado al debe.Incluso el senador democristiano Jaime Pizarro señaló que “Hago la misma evaluación que hace la gran mayoría de los chilenos, y es que este ha sido un gobierno que ha prometido mucho y ha cumplido poco”. El gobierno, a su vez, ha contraatacado. El ministro del Interior chileno, Andrés Chadwick, elogió hoy la gestión del gobierno de Sebastián Piñera, que el pasado lunes cumplió su tercer aniversario, y criticó el legado de la expresidenta Michelle Bachelet, favorita para ganar las elecciones de noviembre próximo. “En el Gobierno de la presidenta Bachelet no tuvimos crecimiento. Terminamos con crecimiento negativo y terminamos con un desempleo muy alto”, dijo Chadwick en una entrevista con Radio Cooperativa.Actitud que algunos consideran una torpeza, pues su único resultado fue el de despertar las ansias de lucha de Michelle Bachelet, quien renunció a su cargo en las Naciones Unidas, donde fue altamente elogiada por el secretario Ban Ki-Moon, y anunció su retorno a Chile. Así, la gran favorita de los chilenos en las encuestas, se coloca en la partida de la carrera presidencial, tal vez acicateada por lo que considera críticas injustas del gobierno.Quizá para enmendar el presidente Sebastián Piñera anunció un reajuste del salario mínimo y un bono familiar que beneficiarán a siete millones de personas de clase media. El ministro Chadwick, a su vez, argumentó que el buen estado de las finanzas chilenas permite ofrecer estos beneficios, y rechazó las críticas de la oposición, que tildó los anuncios de “populismo”.Así, con clarines de guerra y mutuas recriminaciones parece arrancar la campaña presidencial chilena. Y, aunque la situación económica del país es percibida como buena, la mayoría de las encuestas realizadas le otorgan baja favorabilidad al presidente Piñera, que se mantiene por debajo del 40%, mientras en rechazo alcanza cerca del 60%.De allí que la amplia favorita sea la expresidenta Bachelet, a quien apoya el 49% de los chilenos, mientras que el candidato presumible de la coalición gobernante, el exministro de Minas Laurence Golborne apenas alcanza el 11%.Aunque falta mucho trecho para la elección, esta tendencia ampliamente favorable a Michelle Bachelet y a la concertación centro-izquierdista que la apoya, será difícil que el oficialismo pueda cambiarla incluso con medidas que se muestran desesperadas como aumentos salariales y subsidios monetarios para los más pobres. Así, el 2013 estará lleno de controversias en Chile.

VER COMENTARIOS
Columnistas