Buscando socios

Buscando socios

Enero 26, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co

"Como ha ocurrido en los últimos años, la diplomacia colombiana ha desplegado su actividad en el empeño de cambiar la tradicional agenda y plantear propósitos comunes que beneficien tanto a la Unión Europea, potencia económica y social de primer orden en Occidente, como a Colombia".

Desde el pasado lunes, el presidente Juan Manuel Santos se encuentra en Europa realizando una corta pero importante gira que pretende definir un marco más amplio en las relaciones con los países del viejo mundo. Es la ratificación de que Colombia debe buscar más socios, más estables y con más interés en desarrollar vínculos que beneficien la economía y el desarrollo mutuo.Su llegada a París, donde se reunió con el presidente de Francia, Nicolás Sarkozy, se produjo en medio de una declaración en la cual Santos afirmó el deseo de hablar de asuntos distintos al narcotráfico, al orden público y la seguridad, o a la necesidad d recibir ayudas de la Unión Europea. Como ha ocurrido en los últimos años, la diplomacia colombiana ha desplegado su actividad en el empeño de cambiar la tradicional agenda y plantear propósitos comunes que beneficien tanto a la Unión Europea, potencia económica y social de primer orden en Occidente, como a Colombia.Producto de ello es el Tratado de Libre Comercio que está para la aprobación del Parlamento Europeo. Después de muchos años en los cuales las directivas de la UE insistieron en la necesidad de negociar en bloque con los miembros de la Comunidad Andina, el Tratado encontró salida gracias a la comprensión de las nuevas realidades de nuestra América del Sur. Fue por eso que las negociaciones adquirieron un nuevo ritmo, que produjo sus frutos hace seis meses. Y si bien aparecen voces discordantes que insisten en tratar de impedir su perfeccionamiento por razones ideológicas y políticas, muchas de ellas vinculadas con la vieja Europa que exige y no negocia, lo cierto es que el Tratado ha tenido una gran acogida. Todo ello, sin renunciar a la obligación de descubrir y denunciar los vínculos que las Farc han tenido en ese continente, las cuales le han servido para acumular y proteger sus riquezas, adquiridas con la sangre y el sufrimiento de miles de colombianos. Por eso es bueno saber que la agenda del presidente Santos estará poblada de asuntos como la ciencia y la tecnología, la ingeniería y la inversión en nuestro país, así como la educación y el medio ambiente. Es la posibilidad que ofrece el reconocimiento del empuje alcanzado tanto por Colombia como por América Latina en sus economías y oportunidades de desarrollo en el último quinquenio. Sin duda, ya no estamos en la época de la Latinoamérica menesterosa que reclama la ayuda y la caridad internacional ante los lastres que significa su pobreza crónica y sus conflictos casi permanentes.Ahora, las cosas son distintas. Si bien subsisten desigualdades y pobrezas en la región y nuestro país, hay un nuevo empuje y nuevas oportunidades que reclaman socios comprometidos en el beneficio mutuo. Es lo que hace oportuna la intención de Colombia de hacer parte de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, OCDE, como parte de la estrategia de diversificar sus relaciones internacionales. Un concepto con el cual se da a entender que nuestro país no puede quedarse aislado de las nuevas corrientes de la economía mundial.

VER COMENTARIOS
Columnistas