Aprender a leer

Aprender a leer

Marzo 24, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co

"Que en cada municipio de Colombia haya al menos una biblioteca pública, para un total de 1.333 en todo el país, es un avance significativo. Ahora es necesario acercar a niños, jóvenes y adultos a los libros que guardan en sus estantes y enseñarles a leer, a comprender lo que encierra ese mágico mundo de la palabra..."

Leer es la puerta de ingreso al saber. Por eso, un país donde la mayoría de su gente no tiene acceso a los libros, no ha sido formada para comprender aquello que lee y no sabe cómo plasmar sus ideas de forma concreta y coherente, está condenado a la ignorancia. Sin conocimiento no se alcanza el nivel de desarrollo que permita construir un futuro promisorio a la sociedad.Las más recientes pruebas Saber Pro, con las que el Estado mide los conocimientos de 160.000 estudiantes universitarios colombianos, develaron las deficiencias que tienen los jóvenes en comprensión de lectura y en escritura. La cuarta parte de los futuros profesionales que fueron evaluados tienen problemas para manejar el lenguaje, sus ideas son incoherentes e incomprensibles y son incapaces de entender la idea principal de un texto. El 60% no logró un nivel aceptable al escribir.Entre otras cosas preocupantes, resultados como esos muestran que en Colombia no existe el hábito de la lectura. Cuando se sabe que en el 50% de los hogares no hay libros, se entiende que el vacío comienza en las edades más tempranas, y que poco se ha hecho hasta ahora para que en la etapa escolar se le dé un giro a esa realidad. El alto costo de los libros impresos es sin duda la primera dificultad para acceder a la lectura. Por eso no es de extrañar que las estadísticas de ventas de la industria editorial arrojen que cada colombiano lee al año apenas 1,6 libros, una tasa bajísima comparada con otros países. Pero la solución no está sólo en comprar más libros. Lo importante es que los ciudadanos tengan acceso de alguna forma a ellos, se les dé la posibilidad de leer, pero sobre todo, que sepan cómo hacerlo. En un mundo tecnificado como el actual, que brinda a través de los medios electrónicos amplias posibilidades para obtener textos escritos, la tarea se facilita. Por eso es necesario consolidar el proyecto de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones, TIC, que promueve el gobierno, y llevarlo a todas las poblaciones, a todas las escuelas y colegios del país. Así como darle continuidad a programas como el Plan Nacional de Lectura y Escritura, y a iniciativas como Colección para la Primera Infancia o Leer es mi Cuento, con los que se promueven los hábitos de lectura en los niños desde su primer año.Que en cada municipio de Colombia haya al menos una biblioteca pública, para un total de 1.333 en todo el país, es un avance significativo. Ahora es necesario acercar a niños, jóvenes y adultos a los libros que guardan en sus estantes y enseñarles a leer, a comprender lo que encierra ese mágico mundo de la palabra, que abre las puertas del conocimiento, del saber, del discernimiento, de la crítica y “de la equidad”, como afirma la Ministra de Cultura. Leer es saber. Y como lo dijo el poeta cubano José Martí, “saber leer es saber andar. Saber escribir es saber ascender”. Un pueblo que lee es un pueblo que sabe, que tiene herramientas para progresar. Cuando un país sale de la ignorancia, cuando su gente se acerca al conocimiento, es capaz de construir un futuro mejor.

VER COMENTARIOS
Columnistas