Amenazas en Corea

Julio 26, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co

Corea del Norte amenaza con el inicio de una guerra nuclear

Ayer se iniciaron las maniobras conjuntas entre Corea del Sur y Estados Unidos, en aguas internacionales frente a la península de Corea, con la participación de 8.000 soldados, 20 buques de guerra y 200 aviones de combate, entre los que se encuentran los F22, bombarderos de alta tecnología capaces de burlar las defensas aéreas norcoreanas.Estas operaciones conjuntas, que son ejercicios de coordinación entre las fuerzas de las dos naciones, son efectuadas como una manera de disuadir a Corea del Norte frente a la eventualidad de que este país lance un ataque contra sus vecinos del Sur, como lo ha manifestado reiteradamente desde el hundimiento de la corbeta surcoreana Cheonan, en marzo pasado.Pero Corea del Norte, sin ninguna prudencia, se apresuró de nuevo a amenazar con el inicio de una guerra nuclear: “el Ejército y el pueblo de Corea del Norte iniciarán una guerra sagrada retaliatoria con su poder disuasorio nuclear en cualquier momento necesario para luchar contra los imperialistas de EE.UU. y las fuerzas títeres de Corea del Sur, que han llevado la situación deliberadamente al borde de la guerra”.Aunque varios analistas han desestimado la realidad de la amenaza, llama la atención, aparte de lo estrambótico del lenguaje, por el hecho de que la declaración no contenga demanda alguna y más bien dé como un hecho el desencadenamiento de “una guerra sagrada retaliatoria”. Por lo que no es conveniente pensar en la imposibilidad de que se presente cualquier incidente que puede precipitar el uso de la fuerza nuclear en esta zona crítica del planeta.Hay que recordar que Corea del Norte es tal vez el país más extraño del mundo, en el que están prohibidos el uso personal de celulares y computadores, y en el que se rinde culto a Kim Il Sung, un dictador fallecido hace 16 años, que muchos norcoreanos aún creen que está vivo. Su actual Premier, el hijo de Kim Il Sung, es un estrambótico personaje, de reacciones impredecibles, que ha convertido el culto a su personalidad en una anacrónica religión comunista. Pese a que supuestamente vive en paz, esta pequeña nación posee uno de los ejércitos más grandes del mundo, que a la vez recibe la mayor capacitación permanente para la guerra.También llama la atención la posición de China, que no ha querido comprometerse a condenar a Corea del Norte por el hundimiento de la fragata Cheonan, pese a las pruebas presentadas por la comisión internacional independiente. Al respecto, la secretaria de Estado de los Estados Unidos, Hillary Clinton, señaló que estas evidencias son “aplastantes” y que es “una obligación” de la comunidad mundial pronunciarse sobre ellas.Pero China, que parece no poder manejar a su incómodo pupilo norcoreano, ha preferido guardar silencio, con lo que lanza mensajes equívocos a los radicales dirigentes de Pyongyang.La guerra es entonces posible. Por lo que es mejor estar atentos y no dejarse llevar por los deseos. Gracias a Corea del Norte, el mundo está en circunstancias azarosas.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad