Alerta invernal

Marzo 27, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co

El Valle del Cauca no ha sido ajeno a esta emergencia. Extensas zonas rurales del norte del departamento ya han visto afectados cultivos y vías de comunicación, por lo que las autoridades tienen que redoblar las alertas para evitar una situación similar a la ocurrida hace tres años.

La amenaza de una nueva temporada invernal no puede tomar al país con la guardia abajo. El recrudecimiento de las lluvias ya comenzó a hacer estragos y las precipitaciones que comenzaron con los primeros días de marzo han afectado a más de 62.000 personas, mientras que las pérdidas materiales ascienden a 559 viviendas destruidas y daños parciales en otras 1.372 casas, de acuerdo con los organismos de socorro. Chocó, Putumayo, Sucre, Córdoba, Antioquia y el Eje Cafetero son las zonas de Colombia más afectadas, hasta el momento, por las lluvias y el Gobierno Nacional ya ha invertido 8.000 millones de pesos para tratar de mitigar los efectos de esta ola invernal. El Ideam advirtió que en lo que resta de marzo y el mes de abril van a seguir las lluvias por encima de lo normal en las regiones Andina y Pacífica.El Valle del Cauca no ha sido ajeno a esta emergencia. Extensas zonas rurales del norte del departamento ya han visto afectados cultivos y vías de comunicación, por lo que las autoridades tienen que redoblar las alertas para evitar una situación similar a la ocurrida hace tres años. ‘Guerra avisada no mata soldado’ y esa debe ser la consigna de las autoridades regionales a la hora de enfrentar la emergencia que se avecina.El vendaval del pasado domingo en Jamundí, que dejó cien personas afectadas, 35 viviendas averiadas y 35 fincas con pérdidas millonarias en cultivos de pancoger, es un llamado de atención para prepararse ante la temporada invernal.No dejan de preocupar las declaraciones del capitán Edward Fierro, subdirector de la Oficina de Prevención y Atención de Desastres del Valle, quien reconoció que frente a un nuevo invierno “existen debilidades grandes porque hay obras que no se alcanzaron a hacer”. Por esa razón puede haber deslizamientos y es necesario monitorear sobre todo los municipios de loma y vías terciarias en El Cairo, Sevilla y El Águila que son muy vulnerables.De hecho, los organismos de socorro alertan que en esta temporada el río Cauca podría desbordarse de nuevo en Obando, La Victoria y Bolívar, cientos de hectáreas agrícolas del norte del Valle se anegarían, 32 vías claves del Valle podrían sufrir derrumbes y 2363 viviendas afectadas por inviernos anteriores que aún no han sido reconstruidas colapsarían definitivamente.Los más recientes antecedentes no dejan a la región muy bien parada. Buena parte de las obras que requería el Valle para prevenir los daños de la tragedia invernal del 2010, quedaron inconclusas. Tal como lo denunció este diario hace un mes, de las 184 obras que fueron aprobadas en el Valle, solo 55 fueron terminadas, 112 fueron recibidas ‘con observaciones’ y 17 más figuran en ‘estado crítico’.Es el momento de afinar los esfuerzos en la región, evitar los errores del pasado y redoblar los mecanismos de prevención para no tener que lamentar, parodiando al premio nobel Gabriel García Márquez, que se trataba de una tragedia anunciada.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad