Agua para Cali

Agua para Cali

Abril 17, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co

"Las soluciones para el problema del agua en Cali no dan espera. Por eso, además de la urgencia de descontaminar el Cauca es necesario mirar alternativas. Desde ubicar antes de la salida del Canal Sur la bocatoma de los acueductos de Cali, hasta el embalse en Pichindé..."

Por paradójico que pueda parecer, el invierno es la peor amenaza contra el suministro de agua potable en Cali. Y aunque sus soluciones no sólo le competen a la capital vallecaucana, demandan del liderazgo que mire más allá de los límites de la ciudad.La semana pasada, la planta de Puerto Mallarino, que procesa el agua del río Cauca y abastece el 85% de la ciudad, debió cerrar sus exclusas ante la avalancha de residuos sólidos que arrastraba el afluente. Es consecuencia de los estragos del invierno en ocho ríos del norte del departamento del Cauca, deforestados en sus cuencas y maltratados por quienes abusan de ellos sin que las autoridades ambientales puedan evitarlo. La emergencia fue de tales proporciones, que el reservorio construido para enfrentarla fue insuficiente. Con lo cual quedó en evidencia la fragilidad en la prestación del que es un servicio vital para la salud y el bienestar de la comunidad, causado por la dependencia de un río expuesto a las peores condiciones. Con ello también se desnudaron de nuevo los perjuicios que causa la intervención de las Empresas Municipales de Cali, hoy sin capacidad de decidir las inversiones que demanda el asunto. Lo más desconcertante es que el problema fue diagnosticado hace años y no se inician las soluciones. Hace pocos años, en pomposa ceremonia, se firmó un documento del Consejo Nacional de Política Económica y Social, Conpes, donde el Estado se comprometió a salvar el Cauca. La CVC, la Gobernación del Valle, la Gobernación del Cauca, Cali y Emcali aceptaron poner recursos que en total sumaban un billón de pesos. La Nación por su parte, aceptó aportar los recursos faltantes. Hoy, el problema sigue igual. La Nación y el Departamento se desentendieron, la solución del reservorio hecho por Emcali se quedó corta, y el gobierno de Cali sigue sin aceptar que lo que pasa en el río Cauca es su responsabilidad por que afecta a dos millones de habitantes de la ciudad. Al parecer, no hay dolientes.Las soluciones para el problema del agua en Cali no dan espera. Por eso, además de la urgencia de descontaminar el Cauca es necesario mirar alternativas. Desde ubicar antes de la salida del Canal Sur la bocatoma de los acueductos de Cali, hasta el embalse en Pichindé, que tome arriba el agua del río Cali y se complemente con agua traída desde los ríos de la región Pacífico. Hay que buscar la que sea mejor y garantice el abastecimiento de agua para la ciudad y acabe la zozobra permanente. Y que permita reducir los altos costos que significa tratar el Cauca: mientras se invierten $100 en el manejo de esas aguas, las del río Cali sólo requieren de $5 para su potabilización.Uno de los peores obstáculos es la intervención de Emcali, que lleva 12 años bajo la férula de la Superintendencia de Servicios Públicos y su gerencia lleva ocho meses en interinidad. Y mientras eso se prolongue, no habrá quién defienda el agua para Cali. Hay que pensar en el futuro, porque es absurdo que una ciudad con 7 ríos y situada al lado de la región del mundo donde más lluvias caen, dependa del más contaminado de los ríos para tener agua potable.

VER COMENTARIOS
Columnistas