Agenda contra el tiempo

Octubre 17, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co

"Ante la soledad que presentan muchas de las sesiones el COngreso, cabe preguntar si como están las cosas esos proyectos no tendrán el estudio detallado que demandan y serán aprobados a pupitrazo limpio".

A menos de ocho semanas para culminar el periodo, el Congreso de la República tiene para su estudio una apreciable cantidad de iniciativas presentadas o anunciadas por el Gobierno Nacional. Ante la soledad que presentan muchas de las sesiones, cabe preguntar si como están las cosas esos proyectos no tendrán el estudio detallado que demandan y serán aprobados a pupitrazo limpio. Está en primer lugar la reforma tributaria que, contrario a los anuncios oficiales, tocará el bolsillo de los contribuyentes, afectará a entidades como el Sena y Bienestar Familiar y producirá cambios de importancia en la manera de gravar productos sensibles para las familias colombianas. Desde muchos sectores se han presentado ya protestas y solicitudes de aclaración, puesto que la propuesta abarca asuntos sensibles, al punto en que los voceros gubernamentales ya han indicado la voluntad de rectificar las propuestas.Tanto o más importante que esa iniciativa, el Congreso aguarda la reforma estructural al Sistema de Salud que ya anunció el nuevo Ministro del ramo. Sin conocerse aún cuando será radicada, el mismo funcionario dijo que se tratará de una Ley marco con la cual se aclaren puntos de gran importancia para tratar de resolver uno de los más graves problemas sociales y económicos del país. Así mismo, se ha hablado de presentar proyectos de ley ordinaria que complementen los cambios indispensables para conjurar la crisis y enderezar hacia el futuro la prestación de uno de los servicios públicos vitales para la Nación colombiana. Después está el proyecto sobre el Fuero Militar que aún le falta la aprobación en cuatro debates para convertirse en reforma constitucional. Recordar las álgidas polémicas de los últimos años y la necesidad de darle precisión y operatividad a un fuero indispensable en cualquier democracia basada en el respeto a la ley, es suficiente para entender que Colombia no puede continuar con ese vacío. Máxime, cuando la lucha contra los diferentes y amenazantes grupos de violencia obligan a la presencia constante de miembros de la Policía y las Fuerzas Armadas en acciones bélicas. De otra parte, el Gobierno Nacional ya presentó la propuesta de reforma al Código Electoral, para reemplazar una norma que existe desde antes de la Constitución de 1991. Aunque parezca de menor interés, esa iniciativa debe devolverle la credibilidad que se ha perdido en múltiples elecciones y a causa de la resistencia de algunos sectores políticos al cambio y la transparencia. Por ello, su estudio debería tener la amplitud suficiente para que los ciudadanos sepan hacia dónde va el interés de los legisladores por purificar el sistema electoral. La sola enunciación de estas propuestas indica la importancia de dedicar mayores esfuerzos para cumplir la agenda legislativa como lo reclama el Gobierno, pese a que sus iniciativas fueron presentadas apenas hace un mes. Lo que no puede aceptarse es que se tramiten a la carrera, mediante la declaratoria de urgencia y sin el debate amplio que reclama el país, ante la trascendencia que tendrán en la vida de los colombianos.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad