Aeropuerto: ¿Ya casi?

Octubre 30, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co

"Han pasado ya 42 años en los cuales el aeropuerto Alfonso Bonilla Aragón se ha mantenido como el segundo generador de tráfico e impuestos para la Aeronáutica, pese a lo cual no ha tenido el retorno que se esperaba en materia de renovación en su infraestructura".

Luego de años de discusiones, el concesionario que opera el aeropuerto de Palmaseca y la Aeronáutica Civil parecen ponerse de acuerdo para realizar la inversión que requiere el segundo terminal aéreo de Colombia. A la espera de que se subsanen los inconvenientes de último momento, el convenio que debería firmarse el pasado lunes pero fue aplazado empezará a resolver el atraso que padece un proyecto largamente postergado a pesar de su importancia para el país y el suroccidente colombiano. El aeropuerto Alfonso Bonilla Aragón fue construido en 1970 y entregado con ocasión de los VI Juegos Panamericanos, después de muchas presiones de los dirigentes vallecaucanos de la época. En su momento, la obra llamada a aprovechar las excepcionales condiciones que ofrece la región para comunicar al sur del país con el resto de Colombia y para servir de puente entre el norte y el sur de América, se convirtió casi en un pulso entre Bogotá y el Valle. Al final, fue el compromiso deportivo de carácter internacional el que logró adelantar su construcción en terrenos pertenecientes a Palmira. De eso han pasado ya 42 años en los cuales el Bonilla Aragón se ha mantenido como el segundo generador de tráfico e impuestos para la Aeronáutica, pese a lo cual no ha tenido el retorno que se esperaba en materia de renovación en su infraestructura. Y aunque se han hecho inversiones, muchas de las cuales se deben al contrato de concesión con un operador privado, lo cierto es que el aeropuerto padece un atraso evidente, que no se compadece ni con su importancia ni con la cantidad de recursos que le ha generado a la Nación. Por eso es tan significativo que luego de varios años de negociaciones se haya logrado un acuerdo entre la Aerocivil y el concesionario para invertir en el terminal aéreo una suma que supera los $200.000 millones. Con ello, y según lo explica el Director de la entidad que rige el transporte aéreo en Colombia, se remodelará el aeropuerto, se construirá un nuevo complejo que albergará las operaciones internacionales y se buscará certificar el aeródromo. Es decir, se podrá empezar a colmar las aspiraciones de los vallecaucanos, de contar con un aeropuerto que aproveche las ventajas comparativas como la posición geográfica y las características climáticas de la región.Pocas horas antes de firmarse el convenio que daría inicio a la remodelación, la Ministra de Transporte pidió aplazarla hasta tanto se garantice el aporte oficial mediante la aprobación del Consejo Nacional de Política Social, Conpes, y del Consejo Superior de Política Fiscal, Confis. Son requisitos que postergan la firma del acuerdo, aunque el Gobierno Nacional garantiza que serán aprobados los recursos. Ojalá ese trámite se cumpla a la mayor brevedad, con lo cual la Nación empezará a saldar la deuda que ha mantenido con el segundo aeropuerto de Colombia, al tiempo que el Valle podrá contar con un recurso definitivo para integrarse a las tendencias que se mueven en el transporte aéreo mundial y aprovechar la globalización de las comunicaciones.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad