A defender el MÍO

A defender el MÍO

Noviembre 28, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co

Los bloqueos que ha experimentado la ciudad son los estertores finales de una forma de vida, en la que la anarquía era la norma. Adelante está el MÍO, dentro de cuyos operadores está una de las empresas promotoras del movimiento. Es el Sistema de Transporte Masivo que de manera progresiva ha ido asumiendo su papel en la comunicación de los caleños y la transformación de la ciudad.

De nuevo, las vías de hecho y la tutela son utilizadas para presionar a las autoridades de Cali y lograr que se mantenga el sistema antiguo de transporte, o que se otorguen pagos y prerrogativas ilegales. Ante los bloqueos que se han vivido en la ciudad, se requieren mano serena y pulso firme que garanticen la seguridad y el buen servicio que ofrece el MÍO frente al caos que durante décadas produjeron los buses y busetas y la guerra del centavo.Durante tres días, la Avenida Segunda Norte fue objeto del bloqueo que realizaron los transportadores afiliados a dos empresas. Su objetivo era que les dieran carta libre para circular de nuevo por la ciudad, lo cual significa echar para atrás el trabajo de siete años por modernizar el transporte público y darle orden a la vida urbana de la capital vallecaucana. O, en su defecto, obligar a que el Alcalde fije un precio que responda a las demandas de quienes se tomaron la calle frente al CAM, a sabiendas de que la ley se lo prohíbe. La respuesta de la autoridad municipal ha sido serena. Como ha sido respetuosa la forma en que se ha actuado en los estrados judiciales, contestando un total de 192 tutelas, de las cuales 189 han sido falladas en contra de quienes pretendían mantener vigentes sus tarjetas de operación. Incluso, la Corte Constitucional se ha manifestado en tres ocasiones, expresando que la tutela no es procedente en estos casos, porque sería reconocer la preeminencia de derechos individuales sobre los de la sociedad. Solo en tres ocasiones, un mismo juzgado, el 25 Penal Municipal con funciones de control de garantías, ha hecho caso omiso de la jurisprudencia emitida por el máximo tribunal de Colombia en la guarda de los derechos fundamentales. Ese despacho ha considerado lo contrario, es decir, que deben prevalecer los intereses privados, llegando incluso a tratar de que sus criterios en una tutela se apliquen para todos los transportadores. Y ha castigado con arresto al Secretario de Tránsito Municipal, a pesar de que cumplió con lo ordenado por el citado juzgado.Los bloqueos que ha experimentado la ciudad son los estertores finales de una forma de vida, en la que la anarquía era la norma. Adelante está el MÍO, dentro de cuyos operadores está una de las empresas promotoras del movimiento. Es el Sistema de Transporte Masivo que de manera progresiva ha ido asumiendo su papel en la comunicación de los caleños y la transformación de la ciudad. Y que está superando sus dificultades, entre las cuales está el paralelismo ilegal de buses y busetas pertenecientes a las empresas que persisten en las vías de hecho.Por supuesto, Cali no puede ceder ante la extorsión que le están aplicando quienes bloquean la circulación frente al CAM, tratando de crear el desconcierto. Como no puede ser pasiva ante quienes utilizan los jueces y la justicia para presionar decisiones que desconocen los derechos colectivos y pasan por encima de la Corte Constitucional. Es el momento para defender el cambio, con lo que se consolidará el MÍO como el sistema de transporte que queremos los caleños y estamos dispuestos a proteger.

VER COMENTARIOS
Columnistas