Falcao, a 70 días

Falcao, a 70 días

Marzo 24, 2014 - 12:00 a.m. Por: Víctor Diusabá Rojas

Faltan 80 días para el Mundial, aunque pareciera que para Colombia son menos. Estamos a 70 de que se cierren las inscripciones definitivas - el 2 de junio – de los 23 jugadores que irán al campeonato. En plata blanca, son los mismos 70 días que nos separan de saber si definitivamente Radamel Falcao García estará o no en Brasil 2014. Nada más justo que así sea. Y nada más necesario. Falcao fue el hombre que inclinó la balanza en la eliminatoria (con respeto de sus demás compañeros), no solo por sus goles sino por el aporte en lo emocional. Puso mucho de aquello y eso – lo sabemos todos aquellos que le pegamos alguna vez, bien o mal, a un balón -, se contagia y sirve para empujar cuando el fútbol no alcanza.Aparte, no nos digamos mentiras, una cosa es la Selección con Falcao y otra sin él. Más aún en un equipo como el nuestro en el que las individualidades, como bien me dijo el otro día Faustino Asprilla, pesan más que el conjunto. Y no porque el técnico José Pekerman sea inferior a las obligaciones. En estos tiempos donde el negocio del fútbol no para nunca, pretender juntar veinte futbolistas un puñado de días y hacer de ello relojería suiza es, antes que difícil, lindar con lo imposible.¿Quién no sueña con Falcao en la selección? Todos lo añoramos, con mucho más sentimiento que esas campañas hechas a punta de cursilería en que intentan convencernos de que lo suyo es un sí o sí, cuando el asunto es medicina pura y dura; es decir, ciencia y punto, con referentes que arrancan de un diagnóstico preciso. Claro está, no todos evolucionamos igual. Aquí puede darse el caso de un sorprendente progreso que termine en que el goleador vuelva a tiempo. Ojalá así sea. Ahora bien, el que quiera llamarlo milagro, que lo haga. Mi respeto, ni más faltaba. Yo me atengo a los médicos.Pero ahí no termina todo. Más bien es ahí donde todo comienza. Falcao deberá, además de volver a pisar en firme, tomar forma para jugar esto que se llama Mundial de Fútbol, al que hay que llegar en el tope del rendimiento. ¿Hay tiempo para recuperarse y para entrar en competencia con el balón de por medio? Sobre el papel, no. Sin embargo, uno mira los videos que el ‘Tigre’ pone en la web y cree que el tipo es capaz de ganarle a todo.Es en ese punto, el del optimismo, en el que bien vale parar el carro para preguntar qué es lo urgente y qué lo importante:¿Sabe Falcao los riesgos que corre si apresura la vuelta, como bien se lo advirtió en estos días un hombre bueno y sin intereses como lo es su ahora compañero en el Mónaco Eric Abidal, ese mismo que le ganó una batalla al cáncer: “Mentalmente Falcao es fuerte. Pero no debe tomar riesgos. El Mundial es importante, aunque acabar su carrera también"? ¿Cómo van los planes del cuerpo técnico frente a la incierta posibilidad del regreso, nada diferente a tapar un hueco inmenso, lo que implica nuevos nombres y nuevas estrategias? ¿Nos sacará pronto el mismo Radamel Falcao de esta duda que mata?Y lo que más me preocupa: ¿Acaso la evidente presión mediática que hay en el ambiente para que Radamel Falcao García regrese a la selección, por encima de la condición en que se encuentre, proviene, antes que de la ilusión de un país, del poder que encierran millonarios compromisos comerciales?Preguntas como esas, salidas de la incorrección política ante un tema tan sensible, son necesarias hoy y no el 2 de junio. Porque no cabe duda de que Radamel Falcao García aparecerá en la lista previa de 30 jugadores que se cierra el 13 de mayo. Entonces aún podremos decir que la esperanza es lo último que se pierde, sin olvidar - y él, cristiano, lo sabe- que es la prudencia la que hace verdaderos sabios. Quedan 70 días ¡Fuerza ‘Tigre’! Y lo que ha de ser, que sea.

VER COMENTARIOS
Columnistas