Mockus

Mockus

Marzo 12, 2018 - 11:45 p.m. Por: Vanessa De La Torre Sanclemente

Antanas Mockus pensaba que podía sacar máximo 130.000 votos. Y eso le parecía una odisea. En un país completamente polarizado -fruto del plebiscito del 2 de octubre del 2016- parecía imposible el triunfo de la mesura. Un descontento generalizado y una enorme desconfianza en los partidos políticos marcaban la agenda de las elecciones legislativas. Y de pronto, con esa magia de la sorpresa que permite la democracia, Mockus comenzó a sumar votos boletín tras boletín y, ante la incredulidad de los más escépticos, se convirtió en el segundo senador más votado.

540.000 votos. Todo un fenómeno. Sobre todo teniendo en cuenta que llevaba ocho años sin hacer política. Hizo una campaña sencilla, de poca bulla, de escasa presencia. Sus mensajes pro conciliación eran susurros que se perdían en el ruido ensordecedor de las agresiones que caracterizaron esta contienda. Mockus se veía débil. Parecía incapaz de dar semejante pelea.

Pero dio una sorpresa tremenda y revivió la inspiración en este país condenado a tantos años de soledad. Su lista al Senado logró diez curules. Increíble. Eso, sumado a las del Polo, el Mira, los liberales y la U puede ser, para temas fundamentales como los relacionados con el proceso de paz, una oposición bastante incómoda para la derecha del centro democrático que vio ayer cómo sus esperanzas de controlar Congreso y Presidencia se desvanecieron.

Se llama equilibrio de poderes. Y a la democracia le hace daño que un sólo partido tenga tanto poder. Por eso la nueva constitución del Congreso es una buena noticia para la democracia colombiana. Si el presidente es de derecha tendrá que lidiar con una oposición férrea encabezada por Antanas Mockus y con Jorge Enrique Robledo e Iván Cepeda fortalecidos tras estos comicios. Si es al revés, el Centro Democrático seguirá con su oposición juiciosa como lo ha hecho con el actual gobierno.

La sombra de un país derechizado con el poder concentrado bajo una sola batuta quedó ayer disuelto por cuenta de Antanas Mockus. Y aunque hayan sido elegidos 42 de los 70 candidatos cuestionados por vínculos con corrupción, que el hijo del exgobernador de La Guajira Kiko Gómez y los herederos políticos de Bernardo el ‘Ñoño’ Elías no hayan pasado, da cierta esperanza.

Comenzamos entonces una nueva contienda presidencial con la posibilidad de que actores como Fajardo, De la Calle e, incluso, Vargas Lleras que parecían ya desaparecidos, recuperen sus posibilidades. Fajardo y De la Calle despiertan, como Mockus, una inspiración que deben fomentar con una alianza que sería muy poderosa. De lo contrario sus posibilidades para llegar a una segunda vuelta no son viables. Y Duque, ya con Martha Lucía de candidata a vicepresidente, podría, incluso, ganar en primera.

VER COMENTARIOS
Columnistas