El declive

Agosto 24, 2016 - 12:00 a.m. Por: Santiago Gamboa

Antonio García Ángel, escritor caleño radicado en Bogotá, acaba de publicar la que es sin duda una de las mejores novelas del año. Se llama Declive y está recién desempacada en librerías, con el sello Random House. Un hombre llamado Jorge se despierta a las cinco de la tarde, en Bogotá, para ir a trabajar a un call center en el turno de seis de la tarde a seis de la mañana, pero al vestirse nota que los pies ya no le caben dentro de los zapatos. Qué raro, se dice, pues no parecen hinchados, simplemente han crecido cuatro tallas mientras dormía. Agobiado por esta extraña situación sale a la calle y se dirige a la estación de Transmilenio usando sus viejos zapatos como si fueran zuecos, y a partir de ahí su solitaria vida empieza a dar un inquietante vuelco. ¿Quién es este hombre? Un ciudadano anónimo y gris que lleva adelante su existencia sin mayores sobresaltos y ningún heroísmo, separado hace varios años de una enfermera que le puso los cuernos y responsable de la salud de su anciano padre, recluido en un geriátrico.Con una escritura precisa, implacable, por momentos casi desnuda y extraordinariamente lúcida, Antonio García Ángel nos va mostrando la frágil vida de Jorge, sus anhelos y extraños ritos: los programas de televisión en su hora de descanso al filo de las dos de la mañana en la zona de relax del call center, donde debe autorizar procedimientos médicos para MediSanar, o los solitarios encuentros con una joven que trabaja haciendo reemplazos con las llamadas del Hotel Mercurio en el mismo galpón atestado de pequeños cubículos, donde mil doscientos ochenta operarios -cuarenta filas de treinta y dos escritorios- trabajan respondiendo llamadas con sus almohadillas de oreja, sus tubos acústicos y sus micrófonos. Una vida exasperante, repetitiva, con muy poco tiempo para sorpresas, y que le sirve a García Ángel para hablarnos de la soledad, de ese brutal contraste entre el hombre y la urbe de la que no se puede salir indemne. Porque el otro personaje de Declive, además de Jorge y el padre y la triste Cecilia, es la ciudad, una Bogotá que es un Saturno devorador de sus hijos, espacio que parece condenar a la soledad extrema y a la locura a quienes se vuelven frágiles. Esta imagen de la ciudad sin piedad, implacable y cruel, es uno de los grandes logros de la novela, un rostro de Bogotá que hasta ahora no había visto en ningún otro libro o filme y que más bien me lleva hacia literaturas de otros lugares, tal vez a un Kafka escribiendo la desesperanza de Joseph K. o a un Rulfo buscando a Susana San Juan en el centro de una paila ardiente que es también un pueblo. Y a esto debe sumarse el sofisticado humor, expresado a través de los diálogos entre los compañeros del call center, la ironía y la emulación de la vida que, cual grupo de reclusos, sienten que está allá afuera mientras ellos se pasan las horas respondiendo llamadas.Después de Su casa es mi casa, que lo sentó en la mesa de los jóvenes autores colombianos, en 2001; de Recursos humanos, escrita bajo la tutoría de Mario Vargas Llosa con la beca Rólex, y de la extraordinaria Animales domésticos, de 2013, Antonio García Ángel continúa con Declive la construcción de una obra literaria particularísima, sofisticada, que a través de su particular visión del mundo nos va mostrando un rostro nuevo e inquietante de la condición humana. Sigue en Facebook Santiago Gamboa - club de lectores

VER COMENTARIOS
Columnistas