¿Qué hacer con la tasa de cambio?

Julio 31, 2011 - 12:00 a.m. Por: Rudolf Hommes

No tenemos la menor idea de qué va a suceder con la tasa de cambio en los próximos días, y menos para donde va a moverse en los próximos meses o en los próximos años. Si los Estados Unidos no se suicidan en las próximas 48 horas, si Europa no lo hace apenas acabe el verano, es probable que la revaluación del peso continúe, especialmente si el Banco de la República sigue subiendo la tasa de interés doméstica y si el gobierno no genera un superávit primario y ahorro interno.Si los Demócratas y los Republicanos llegan a un acuerdo coherente para recortar su déficit y para atender con normalidad sus créditos, lo que al momento de escribir esta nota no es evidente, es posible que se alivie la presión para revaluar el peso frente al dólar. Si no hay un acuerdo, quién sabe qué camino tomen las monedas porque se esfuma la confianza tanto en el dólar como en el euro y tal vez se aumenten los precios del oro y de otros activos que sirven de refugio al capital. Tampoco hay garantía de que el acuerdo tenga sentido económico porque si prevalece el exceso de ortodoxia que domina el pensamiento político en los Estados Unidos, es posible que no se salga de la recesión durante varios años. Un acuerdo sensato en Estados Unidos no asegura que el euro se salve. La situación política en los países ricos de Europa no es favorable a que se tomen las decisiones que garantizarían la sostenibilidad de la unión monetaria de la comunidad europea. El liderazgo político, tanto en los Estados Unidos como en Europa es muy débil y los directores del sector privado han perdido poder, prestigio y el respeto de las comunidades. La codicia y los excesos que dieron lugar a la crisis los debilitaron políticamente. Por otra parte, en Estados Unidos especialmente, hay muchos ricos que se oponen al “establecimiento” y apoyan a los populistas radicales que impiden tomar las decisiones correctas.El panorama sólo permite predecir que probablemente aumente la volatilidad. Cada vez va a ser más difícil atinar para donde va el peso o confiar en la efectividad de las políticas que aplican las autoridades o las que recomiendan los gurús económicos, porque estas políticas y recomendaciones se basan en creencias sobre el futuro que es imposible validar a priori.¿Qué deben hacer los empresarios? En primer lugar acostumbrarse a que así es el mundo que les tocó vivir. Es común que expliquen en las juntas directivas y en los consejos gremiales que la tasa de cambio es una de las razones que justifican su inferior desempeño. Pero la apreciación del peso ha sido una tendencia permanente desde mediados de la década de los noventa y la mayor volatilidad de la tasa de cambio también. La futilidad de la mayoría de las intervenciones que se hacen para contrarrestar la tendencia ha sido evidente desde hace tiempo. Muchos empresarios se han adaptado y han encontrado soluciones para superar estos problemas.La revaluación del peso exige esfuerzos heroicos para mejorar la productividad de las empresas. Si la tasa de cambio es impredecible, entonces es indispensable que las decisiones que se tomen tengan eso en cuenta y que el gobierno deje de impulsar aumentos de los costos laborales. Esto posiblemente requiere herramientas financieras que el gobierno y los bancos deberían ofrecer a un costo razonable, flexibilización de las reglas laborales y talento financiero o de mercadeo que no se ha desarrollado.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad