¿Qué debe cambiar?

¿Qué debe cambiar?

Junio 04, 2017 - 07:00 a.m. Por: Rudolf Hommes

Después de haber asistido a una presentación de expertos en desarrollo de Singapur sobre el potencial de los sectores petroquímico y óleo químico en Colombia me quedó la inquietud de que para poder aplicar algunos de las experiencias de ese país es necesario cambiar las instituciones públicas encargadas del desarrollo económico y los ministerios sectoriales y sería necesario crear nuevas instituciones con la responsabilidad específica de promover desarrollo industrial y productivo. Pero hacer esto sería solamente el primer paso.

Adicionalmente sería necesario cambiar la cultura y hasta el marco mental y conceptual de los funcionarios públicos y privados. A diferencia de Colombia, en Singapur son socios y no adversarios el sector público y el sector privado, y han realizado conjuntamente un esfuerzo que ha dado resultados extraordinarios. El desarrollo industrial y productivo de Singapur ha estado basado en el trabajo de diversas agencias del gobierno que han tenido la función de atraer y mantener en el país a empresas multinacionales competitivas que una vez establecidas no solamente producen lo que acordaron producir con los funcionarios que las reclutaron, sino que invierten con el apoyo de otras agencias públicas especializadas en investigación y desarrollo, innovan y se mantienen actualizadas, sintonizadas con los cambios de la tecnología y el mercado. La mayoría de ellas son exportadores.

Los funcionarios que interactúan con ellas toman decisiones y asignan recursos que las favorecen, invierten en asociación con ellas en el desarrollo de nuevos productos y tecnologías más avanzadas. Para poder hacer eso bien tienen que sujetarse a procedimientos muy estrictos, pero a la vez deben tener un grado relativamente alto de discrecionalidad, lo que en otro país los haría muy susceptibles a corrupción. Cómo hizo Singapur para que esto no se le convirtiera en un serio obstáculo para el progreso es una de las pocas historias de éxito en la lucha mundial contra la corrupción, basada en remunerar muy bien a los funcionarios y ser implacable contra los corruptos. Es una de las razones por la cual su modelo de promover desarrollo ha dado tan buen resultado, pero también es una razón por la cual es difícil reaplicar su experiencia. A pesar de ello valdría la pena intentarlo porque permitiría aspirar a un desarrollo acelerado basado en un mejor sistema político y un estado que contribuya al desarrollo y no lo inhiba.

Un esquema de desarrollo industrial y productivo que aproveche la experiencia de Singapur haría necesario convencer a la tecnocracia y a nuestros más destacados economistas de que parte del éxito ha sido no abstenerse de seleccionar ganadores. El asombroso desempeño de ese país ha sido resultado de seleccionarlos bien. El gobierno es un agente de desarrollo y colabora estrechamente con las empresas que atrae para que produzcan en el país en sectores que una junta de expertos selecciona. Minimizan el riesgo de equivocarse dejándole a la empresa privada la responsabilidad de invertir y asumir el riesgo pero ayudándola a establecerse en condiciones que negocian con ella. Es la manera de hace las cosas mal en Singapur (bien hechas).

VER COMENTARIOS
Columnistas