Privatizar el Sena

Agosto 04, 2013 - 12:00 a.m. Por: Rudolf Hommes

Una táctica que utilizan los políticos que es engañosa pero muy efectiva es la del espantapájaros que consiste en crearle una persona falsa a un adversario para atribuirle defectos que no posee o vincularlo a posiciones políticas que no son las suyas. Esto es lo que un grupo de políticos regionales, aparentemente coordinados por un congresista del Polo, le están haciendo a Gina Parody, la directora del Sena. A donde quiera que ella vaya envían grupos de agitadores que le piden no privatizar el Sena a pesar de que el gobierno y ella jamás han tenido la intención de hacerlo, y lo han expresado con claridad una y otra vez. La semana pasada retuvieron a la directora en la regional de Manizales durante varias horas exigiendo que no se privatice la institución. Poco a poco, sin ninguna razón, se ha ido creando la percepción equivocada. Si le preguntaran a alguien en la calle por qué retuvieron a la directora en Manizales, muchos dirían, casi con seguridad, que lo hicieron para que no privatice el Sena. Muy buen truco para hacerle daño, pero poco honesto.La verdad es que el Sena no se puede privatizar por el daño inmenso que se le haría al país y a su juventud. No existe otra persona, institución u organización en Colombia que les pueda dar entrenamiento a más de siete millones de estudiantes a la vez y poner disposición del mercado laboral cerca de un millón de personas con algún nivel de capacitación en cada período. El gobierno que crea poder desmontar el Sena o privatizarlo se va a dar cuenta muy rápidamente que es una equivocación intentarlo. Existen vacíos en el sistema educativo colombiano que solamente un Sena público bien financiado puede tratar de remediar en el corto plazo. Uno de ellos es a nivel muy básico de competencias, por ejemplo para leer y seguir instrucciones escritas. Esto por ejemplo tiene que ver con el desarrollo minero energético: Una de las razones por las cuales no se benefician plenamente las poblaciones donde operan las empresas mineras o del sector energético es que no existen en la región suficientes trabajadores que tengan esas competencias y hay que traerlos de otras partes. La única institución que tiene capacidad de responder a esto a nivel nacional en el corto plazo es el Sena. También lo es para resolver el problema de la escasez extrema de personal calificado en el área de tecnología de información y comunicaciones, por ejemplo, o en otras áreas técnicas como lo biotecnología en las cuales las innovaciones son igualmente muy frecuentes. Ni los colegios ni las universidades tienen la estructura para modificar su currículo y adaptarse rápidamente en el corto plazo, pero el Sena si lo puede hacer en colaboración con el sistema educativo formal. Lo que necesita el Sena, y está en la agenda de su directora, es un proceso permanente de modernización y actualización para ayudar a cerrar la brecha de conocimiento que se está ensanchando entre Colombia y el mundo.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad