Lo impostergable

Abril 13, 2014 - 12:00 a.m. Por: Rudolf Hommes

A Colombia vienen gurús a dar cartilla con mucha frecuencia. Se les da mucha publicidad a los consejos que dejan, pero se les presta muy poca atención. Por ejemplo, estuvo el profesor Stiglitz en Medellín y le dejó a Santos cuatro consejos que son inobjetables, pero que no aportan algo nuevo. Conocemos los problemas a los que se refiere (tasa de cambio, estructura de producción, distribución de ingreso, apoyo a las ciudades y TLC). la mayoría de los casos también sabemos cómo enfrentarlos, pero nuestro sistema político interfiere y conspira en contra de que se obtengan buenas soluciones. Es lo que ha sucedido con la Justicia, con la salud y con la educación en este gobierno que intentó reformarlos expidiendo nuevas leyes y mermelada. La reforma de estos tres sistemas debería figurar de primeros en la agenda de todos los candidatos, pero esta vez se debe intentar de otra forma, introduciendo mejoras en los sistemas que existen con las leyes que hay. No se puede postergar más una sanción política o por lo menos social contra los abusos de los jueces y sobre todo los de las altas cortes. Ninguna ley va a cambiar ese sistema si seguimos tolerando la desfachatez con la que proceden en defensa de sus intereses y de los que medran a sus espaldas. El Ministro de Justicia debe decir algo respecto a la decisión del Consejo de Estado que favorece a los que han recibido pensiones exageradas. Alguien en el gobierno debería preguntar por qué la Procuraduría le está buscando el pierde al Superintendente de Sociedades. La separación de poderes no implica que el Ejecutivo se vuelva alcahueta de sector judicial.La reforma de la salud también es impostergable. Se puede llevar a cabo con la regulación que existe y con las EPS que han demostrado no estar ahí para desplumar al gobierno y al público. Un requisito es seguir fortaleciendo a la Superintendencia de Salud y dejar que el actual Superintendente permanezca en el cargo o venga alguien de carácter y experiencia a reemplazarlo, que no tenga padrino político. Otro requisito es centralizar el manejo del recaudo y de los fondos en una entidad dependiente del Ministerio de Hacienda. Uno más es que las EPS que no acaten las regulaciones o no respeten el control y la capacidad rectora del gobierno sean sancionadas en forma ejemplar sin interferencia de la clase política.En educación básica y secundaria, la idea de mejorar la calidad de los maestros y elevarles su ingreso y su status ha hecho carrera y la de ampliar la jornada escolar también. Ahora es necesario pensar cómo hacerlo bien. Seguramente se pueden identificar centenares de maestros que los alumnos y la comunidad respetan y admiran. Se puede comenzar por reclutarlos a ellos de primeros en el programa de elevación de sus competencias y de sus ingresos, formándolos como tutores de los maestros que ingresan al sistema, haciendo mucho énfasis en la relevancia, la discusión de valores y la generación de una mística profesional. Haciéndolos participar en talleres de análisis de los problemas y los métodos pedagógicos, como los que organiza Alejandro Santamaría, cumple una doble función de concientizar y de transmitir conocimiento de los maestros al sistema. (Continúa)

VER COMENTARIOS
Columnistas