Las pruebas Saber

Noviembre 30, 2014 - 12:00 a.m. Por: Rudolf Hommes

Los resultados de las pruebas Saber 11 indican que hay grandes diferencias entre regiones y entre ciudades en calidad de la educación. Se ha utilizado una medida novedosa para hace estas comparaciones que es el porcentaje de estudiantes de cada región o de cada ciudad que están en el 40 por ciento más alto de los resultados de estas pruebas (entre los primeros cuatrocientos de los grupos de mil participantes que toman estos exámenes). Contrario a lo que se esperaba, no fueron las ciudades grandes las que quedaron de primeras según este criterio. La que obtuvo el mayor puntaje fue Chía, Cundinamarca. Esta ciudad se beneficia de que en la localidad funcionan algunos de los mejores colegios privados de la capital y de que los colegios públicos, por lo menos el mejor de esa ciudad, Santa María del Río, cuenta con la asesoría técnica de un colegio privado del municipio que le ha cedido su metodología y sus procedimientos pedagógicos. Le siguen Sogamoso, Sabaneta, Tunja, Duitama, Envigado. Bucaramanga, Floridablanca, Mosquera, Bogotá. Tunja y Bucaramanga son las ciudades capitales mejor posicionadas. Como Bogotá quedó de décima en comparación con otras ciudades, Petro quiso hacer trampa y compararse con departamentos alegando que la ciudad le saca 17 puntos de ventaja al departamento mejor clasificado, lo que es un verdadero sesgo ideológico. El sesgo ideológico favorece más bien a Chía que le lleva 10 puntos de ventaja y que no ha dejado que la ideología prime sobre el deber de la administración de dar buena educación. Es tal el sesgo contra la educación privada en Bogotá que también ha perjudicado esfuerzos comunitarios en colegios regentados por maestros profesionales voluntarios como Cecudec en Ciudad Bolívar (Potosí) que administra adicionalmente un Ceres en esa localidad sin apoyo oficial. Se destaca el desempeño de Cundinamarca y Boyacá que quedaron de primero y segundo departamentos en la clasificación que se hizo. Boyacá tuvo tres ciudades entre las diez primeras y Cundinamarca dos, sin contar a Bogotá. El gobernador de este departamento dio su concepto sobre cuáles fueron las causas de ese buen desempeño: Programas de fortalecimiento de la comunidad educativa, formación de maestros, preparación de estudiantes para las pruebas, acceso comunitario a TIC y a Internet, y “un gran esfuerzo en mejorar la cobertura del transporte escolar, el apoyo en seguridad alimentaria y la creación de escuelas de formación cultural y deportiva”. Otro departamento que ha dado una sorpresa ha sido San Andrés que pasó de tener solamente el 25 por ciento de sus estudiantes entre el 40% más alto a 35 por ciento en estas pruebas. El departamento cuenta con un equipo de profesores mejor capacitado que el promedio del país, pero hasta ahora no había mostrado resultados que reflejaran esta ventaja. El salto que se ha dado puede ser el resultado de una buen gestión en la secretaría de educación del departamento y quizás de que la gobernadora es educadora. Todas estas conjeturas y por qué Antioquia, Medellín, Cali o Barranquilla no aparecen entre los mejores deben ser objeto de análisis académicos, a cargo de especialistas , así como el pobre desempeño de la Costa y de la mayoría del país.

VER COMENTARIOS
Columnistas