Empujón para la Costa

Empujón para la Costa

Febrero 13, 2011 - 12:00 a.m. Por: Rudolf Hommes

Al parecer, el esfuerzo de rehabilitación y reconstrucción de los municipios de la Costa Atlántica va a ser aprovechado para darle a la región Caribe un gran empujón. La costa norte del país sería la región que lideraría el auge exportador que requiere la economía colombiana para crecer sostenidamente por encima de 6% anual. Una empresa situada en la Costa Caribe ahorra cerca de 100 dólares por tonelada en costos de transporte de sus productos o de sus insumos, en comparación con una empresa similar ubicada en el interior. Para muchos de los productos que se podrían exportar desde Colombia este ahorro puede hacer la diferencia. Para las confecciones una diferencia de 10 a 15 centavos de dólar por kilo puede significar perder un mercado. El aceite de palma puede venderse en mercados como el de Chicago o la costa este de los Estados Unidos si proviene de cultivos cercanos a los puertos. El producido en el interior no es exportable, no solamente por el costo de transporte sino por el tiempo. Una de las oportunidades más evidentes para un desarrollo económico de la región Caribe es promover cultivos de productos agropecuarios exportables, algunos de los cuales ya están siendo exportados, pero no en cantidades suficientes. Productos como el cacao, el café de altura, frutas, vegetales, alimentos, especies, plantas ornamentales, flores tropicales, por ejemplo, podrían producirse a mayor escala y exportarse exitosamente desde los puertos del Caribe. Una de las grandes inversiones que requiere el desarrollo agrícola de la Costa Atlántica es la regulación de las aguas y la creación de nuevos distritos de riego. El desarrollo de la Mojana es uno de esos viejos sueños que deben hacerse realidad, no sólo porque se trata de un emporio exportador en potencia, sino porque es esencial regular sus aguas para evitar tragedias como la que aún no se supera. Otro frente que requiere dinero y atención es la investigación agropecuaria y el desarrollo de semillas y prácticas de cultivo específicas para la región. Las universidades de la Costa, aún las que cayeron bajo el control del los paramilitares, adelantan investigaciones muy productivas para la agricultura. En etnobiología se están haciendo avances importantes así como en control ambiental. Es la oportunidad para darle a esto un impulso coordinado, con asistencia del Iica, del Ciat y de las universidades del interior. Finalmente, el programa de repartición y de restitución de tierras que ha emprendido, con seriedad y aparente voluntad política, el ministerio de Agricultura en la región puede ser crítico para el desarrollo de nuevos productos de exportación, como has sido la experiencia de Costa Rica. En ese país, cultivadores pequeños y medianos exportan toda suerte de productos tropicales por mar hacia los Estados Unidos.Pero el desarrollo regional no se va a sustentar solamente en la agricultura. La industria nacional debería estar localizada en las ciudades de la Costa por la cercanía a los mercados internacionales y la facilidad del comercio. La industria siderúrgica tiene mayor probabilidad de éxito en el Litoral Atlántico que en cualquier otra región del país. El potencial en aluminio y otros metales es también muy grande. Todas las industrias de exportación, especialmente las que dependen de insumos importados, deberían localizarse cerca de los puertos. Para asegurar el desarrollo industrial es indispensable dotar a la Costa de fuentes y precios de energía comparables a los del centro del país y de infraestructura urbana y social adecuadas. Es esencial también que se avance hacia una mayor libertad de comercio. La principal interesada en que avance el TLC con los Estados Unidos debería ser la región Caribe.

VER COMENTARIOS
Columnistas