Cambio de Guardia

Cambio de Guardia

Noviembre 27, 2016 - 12:00 a.m. Por: Rudolf Hommes

Está a punto de cumplirse el tercer y último período de José Darío Uribe al frente del Banco de la República. Ya le están haciendo fiestas de despedida y todavía no se sabe quién va a ser su sucesor. Ni siquiera se conoce con certeza quiénes son los candidatos y qué posición tiene al respecto el gobierno. Todo esto habla a favor del procedimiento que quedó consagrado para nombrar miembros de la junta del Banco y para elegir al gerente. Esta elección le corresponde a la junta del Banco, que debe actuar con plena independencia, y hasta ahora la elección se ha mantenido libre de la interferencia de los políticos y de agentes ajenos al Banco. Si se respetan las reglas en esta elección, ya se podrá decir que es costumbre proceder de esa manera.No hubiera escrito sobre el tema por respeto a esta forma de elegir al gerente, que se estableció de común acuerdo con la junta cuando yo la presidía, si no estuviera ocurriendo algo que sin ser ilegítimo puede ser inconveniente. En el pasado, los candidatos a la gerencia se postulaban discretamente con el Ministro de Hacienda o con miembros de junta sin hacer pública su aspiración y sin buscar apoyos en los medios políticos, gremiales o regionales. En esta oportunidad hay un candidato que se ha hecho mucho bombo, que tiene un grupo político haciéndole barra y quien sabe qué más, ofrece que hará “una política monetaria para la paz”, lo que les pone los pelos de punta hasta a los que hemos propuesto que se elimine o se flexibilice la regla fiscal para atender a las necesidades de recursos durante el posconflicto. Darle rienda suelta a objetivos políticos distintos a controlar la inflación y actuar coordinadamente con el gobierno es arriesgarse a desmontar la independencia del Banco. Costó muchísimo obtenerla, pero a ningún político consciente se le ocurre ahora pedir cupos de crédito, ni se negocia la repartición de la base monetaria entre gremios, cacaos, y gobierno, como en épocas ya superadas. Al parecer esto es algo que añoran las élites regionales. Un grupo de notables del Valle del Cauca le ha enviado a un miembro de la Junta del Banco una carta que expresa el deseo de que el próximo gerente sea del Valle, refiriéndose al presunto monetarista para la paz. No tuvieron en cuenta que una directora del Banco es de ese departamento y detenta todos los atributos para ser gerente. Cuenta además con el respaldo de exministros conservadores que astutamente están predicando que es hora de que una mujer ocupe ese cargo, a sabiendas de que la candidata más probable es de ese partido. Estos intentos de influir desde afuera no pueden evitarse pero no conviene hacerles caso. La experiencia con ‘Jota’ Uribe ha sido excelente precedente: No es claro a qué partido político pertenece, durante doce años no ha hecho algo distinto a ser un buen gerente del Banco y una conciencia técnica del gobierno, no tiene aspiraciones presidenciales, no ha estado inmiscuido en algún escándalo, es ampliamente respetado, y cuando fue elegido no lo recomendaron ni políticos ni notables. Lo conocían solamente los que tenían que ver con la política económica. Ojalá los directores del Banco elijan a alguien que tenga atributos técnicos y personales parecidos.

VER COMENTARIOS
Columnistas