"Borondongo le dio a Bernab酔

Mayo 18, 2014 - 12:00 a.m. Por: Rudolf Hommes

La opinión pública no juzga con los mismos criterios a los distintos candidatos presidenciales. El acenso de Oscar Iván Zuluaga en las encuestas coincide con la revelación en la de que defenestró a su propio superintendente bancario para prevenir que interfiriera con ciertos movimientos de una empresa del mercado de capitales que se ha visto involucrada en dudosas operaciones, y después de conocerse que su campaña contrató a un experto en espionaje electrónico para chuzar al gobierno y posiblemente para hacer guerra sucia en las redes. En contraste con esto, después de muchas quejas en los medios sobre la agresividad entre las campañas presidenciales, el candidato que rehusó públicamente participar en esas prácticas y se declaró neutral en las peleas entre otros candidatos cayó como coco en las encuestas. El público, contrario a lo que afirman los medios, no parece estar asqueado con esos comportamientos, sino que los alienta y los acoge. El que respeta reglas cae en las encuestas y el que hace, propicia o permite cochinadas asciende en ellas. La excepción ha sido Marta Lucía que ha conducido una campaña ejemplar y no ha sido blanca de alguna bajeza. Pero a ella la ha favorecido dejar saber que eventualmente se puede unir con Uribe y con Zuluaga, lo que lleva sospechar que la “guerra sucia” entre candidatos es una estrategia deliberada de la campaña del Centro Democrático. Cuando otros candidatos acuden a esas mismas prácticas o hacen alianzas tácticas como la del liberalismo con un grupo de progresistas mandados por Petro, estas son censuradas y se presentan como la prueba reina de que Santos va a hacer un bloque castro chavista con el alcalde y las Farc, lo que les pone el pelo de punta a muchos de los que apoyaban al Presidente. No ayudó que Iván Cepeda declarara que podría votar por Santos en la segunda vuelta y Pilar hiciera lo mismo, aunque esto muestra que todos ellos tienen cintura, algo no muy frecuente entre los militantes de la izquierda tradicional. Las Farc también están emitiendo señales más conciliatorias y mostrando voluntad de llegar a un acuerdo de paz. Todo esto es atribuible al ascenso de Zuluaga en las encuestas y al triunfalismo en los círculos cercanos a Uribe y a Zuluaga. Muchos en la izquierda y los de la “ola verde” ya están escuchando pasos de animal grande y tomando medidas para defenderse. La situación si es preocupante para ellos porque Santos y Zuluaga están muy parejos y este último ha venido en ascenso. Pero no hay que olvidar que por la misma polarización que han provocado, hace falta prever que va a pasar con los votantes que no quieren perder su voto y ahora figuran entre los simpatizantes de los candidatos con menor favorabilidad. Es posible que una mayoría de los que están con Marta Lucía se pasen al uribismo, pero no todos. Los de la alianza verde pueden hacer lo contrario y los del polo tendrán que escoger si votan por la paz con Santos o si se abstienen o votan en blanco contra ella. Ninguno de los candidatos tiene asegurado el triunfo. Ha sido tanta la intensidad de las emociones que nadie le ha parado bolas a las propuestas de las campañas o a los demás problemas. Es hora de tenerlos en cuenta antes de votar con pasión.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad