¿A Punto de Despegar?

¿A Punto de Despegar?

Marzo 02, 2014 - 12:00 a.m. Por: Rudolf Hommes

En el libro Países emergentes, En Busca del Milagro Económico (Aguilar) que reseñé el domingo pasado en el diario El Tiempo el autor destaca a Colombia como uno de los países de América Latina que tienen la mayor probabilidad de despegar. Entre las razones que ofrece para sustentar esta predicción está la perspectiva de llegar a un acuerdo de paz, y que Colombia es de mayor tamaño que el otro candidato (Perú). A los dos y a Chile les adscribe el privilegio de ser países del área del Pacífico. Pero no tuvo en cuenta que en Colombia la costa del Pacífico tiene características que no son comparables a las de Perú o de Chile. Su retraso le confiere un gran potencial de desarrollo, pero si queremos beneficiarnos de pertenecer a esa cuenca tenemos que establecer el control del estado en toda la costa, contener el comercio de droga, integrarla plenamente con el resto del país y dotarla de infraestructura y servicios que correspondan a su potencial. JJ Rendón dice que a la campaña presidencial que está próxima a comenzar “le hace falta pimienta” porque aparte de lo que tiene que ver con la paz no hay temas de discusión. Esta oportunidad que tiene Colombia de colocarse al frente de los países de la región, si se concreta, podría convertirse en uno de los temas centrales de la discusión política. Somos candidatos a convertirnos en un país que despega pero todavía no se cumplen los requisitos.Dos áreas ya plenamente identificadas que requieren todo el esfuerzo posible son infraestructura y educación. El gobierno ha preparado un programa que impulsaría la infraestructura como nunca antes. Sin embargo, parecen haber subestimado los montos de inversión requeridos por algunos de los proyectos y los costos financieros a tal punto que a los contratistas interesados en llevarlos a cabo no les resulta atractivo participar. También se sigue retardando la venta de Isagen. Es posible que el programa de inversión en infraestructura se posponga. En educación, fuera de una gran preocupación por los resultados de las pruebas Pisa y la propuesta de un grupo de académicos de mejorar el nivel y el salario de los profesores no hay algo concreto que permitiría predecir que en un relativo corto plazo se van a obtener mejores resultados. Esto se refleja en un bajo nivel de competencias de la fuerza laboral y escasez de talento especializado. Quizás lo más preocupante es que las economías que despegan lo hacen generalmente con base en crecimiento del sector manufacturero. En Colombia, este sector ha venido perdiendo participación aceleradamente y ha disminuido su contribución a los aumentos de productividad. Los otros sectores que podrían haber contribuido a que se den los aumentos de productividad que se requieren para el despegue (agricultura, minas y servicios de alto contenido tecnológico) no han recibido el apoyo que se necesitaba. El área de TIC tiene un buen ministro, pero la oportunidad de la minería la dejaron pasar y la de la agricultura está empantanada por razones predominantemente ideológicas. Carecemos de una política de industrialización y hay conciencia de que se necesita. Ojalá los candidatos se interesen porque hay pocas ideas de cómo formularla exitosamente.

VER COMENTARIOS
Columnistas