Un país emergiendo

Un país emergiendo

Noviembre 03, 2012 - 12:00 a.m. Por: Ricardo Villaveces

Por años nos habíamos acostumbrado a ser un país ‘en vías de desarrollo’ o, menos políticamente correcto, un país subdesarrollado. Con frecuencia no somos capaces de percibir los cambios graduales que se han venido dando y no estamos en condiciones de dimensionar la magnitud de la transformación que ha tenido Colombia. Sin duda, son infinidad las carencias y mucho el camino por recorrer, pero necesitamos que nos miren los extranjeros para que entendamos que nos estamos transformando a grandes velocidades.Las señales son muchas y de diversa índole y no son sólo señales, sino que las mediciones formales del desarrollo nos ubican dentro del rango de los ‘países emergentes’ de ingreso medio. Por cuenta de estas evaluaciones, hemos dejado de calificar para muchas donaciones y préstamos blandos de las naciones y organismos que aportan a los países pobres y quedamos dependiendo más de nosotros mismos.La inversión extranjera, que nos parecía normal por cuenta del desarrollo del sector minero energético, hoy se ha extendido a todos los campos y las reseñas que por estos días hacen diversas publicaciones, nos muestran que son muchas las empresas tradicionalmente colombianas que han cambiado de manos y forman hoy parte de corporaciones foráneas. Pero, no es sólo eso, sino que empresas de la importancia de Cemex ha decido colocar en la bolsa de Colombia la importante emisión de acciones de la compañía que aglutina las inversiones de ese conglomerado en esta parte del continente reconociendo así la importancia del país. Desde otro ángulo, es importante mencionar que son infinidad los colombianos que se desempeñan en altos cargos de empresas extranjeras y, como ocurrió en la India, en la medida en que estos profesionales mantengan los nexos con Colombia van a generar un efecto dinamizador en el segmento de los profesionales calificados que nos terminará favoreciendo. Por otro lado, el número de colombianos que año por año salen para estudiar postgrados en las mejores universidades del mundo y se observa el éxito de este grupo de jóvenes en su vida laboral, resulta evidente que el país cuenta ya con una masa crítica de profesionales de clase mundial que, tarde que temprano, contribuirá de una o de otra manera al progreso nacional.Cuando se ve la pujanza que vienen registrando muchas regiones sólo se puede concluir que el país que tendremos al cabo de unos cuantos años, poco tiene que ver con esa Colombia un poco adormilada y contenida por cuenta de la cantidad de problemas que atravesábamos. Paradójicamente ahí puede estar parte del secreto. Un extranjero conocedor del país me decía hace unos días, “Colombia aprendió a superar las dificultades, a no ailanarse frente a los retos y a salir avante en situaciones muy complejas. Por eso es un país con mucho futuro”Ojalá haya éxito en el tema de las conversaciones con la guerrilla, pero aún si así no fuera, lo que se puede demostrar es que estamos mucho mejor preparados de lo que nunca estuvimos para aprovechar esta compleja situación que vive el mundo.

VER COMENTARIOS
Columnistas