Un nuevo país

Un nuevo país

Marzo 05, 2016 - 12:00 a.m. Por: Ricardo Villaveces

Difícil saber si estamos viviendo unos tiempos anormalmente turbulentos o si lo que ocurre es que somos conscientes por cuenta de la revolución tecnológica que nos permite estar enterados en vivo y en directo de todo lo que ocurre en el mundo entero. No obstante es abrumador el peso de tantas noticias desconcertantes como son las que nos bombardean todos los días y, lo más grave, es que la locura parece generalizada y no se ven por parte alguna las personas sensatas y con suficiente ascendencia sobre los principales actores para enderezar el camino en cada caso.Quién podría imaginar que un país de la relevancia de Estados Unidos iba a estar a estas alturas del proceso electoral frente a la posibilidad real de que el candidato republicano sea un personaje como Trump. Lo que no era más que un chiste hace unos meses está poniendo de presente la validez de las tesis de Moisés Naim en su libro El Fin del Poder en cuanto a los cambios tan de fondo que se están presentando en la sociedad. El poder es hoy más fácil conseguirlo y más difícil conservarlo. Las estructuras tradicionales como los partidos están perdiendo vigencia, los ciudadanos están más informados pero mucho de esa información tiene los sesgos y deformaciones de los comunicadores y la opinión crítica es cada vez menos común y más influyente la opinión en caliente de las encuestas y los Twitter. La asociación que se hace entre democracia y encuestas de opinión termina dándole a la gente la posibilidad de otorgarle el poder a personas que pueden distar mucho de ser las mejores pero por ser las mas ‘populares’ resultan ganadoras.Sin llegar a los extremos de Trump no deja de ser muy extraño que en la cuna del capitalismo el señor Bernie Sanders tenga tanta acogida entre los jóvenes y en algunos de los grupos más tradicionales. Que alguien que se autodenomina socialista y que ataca tan vehemente a Wall Street sea el ídolo de muchos de los llamados ‘millennials’ no deja de sorprender y pone en evidencia que se están dando transformaciones importantes en la sociedad americana que se envejece, ve desinflarse su gran fortaleza que era la clase media y vuelve a encerrarse en si misma. No solo por las propuestas locas de Trump sino por el rechazo a la globalización y a los acuerdos de libre comercio de Sanders. Los grandes líderes políticos no se ven por ningún lado y que en los círculos republicanos Wasp (White Anglo Saxon Protestants) las alternativas a Trump sean dos políticos de origen latino y sin vínculos con las dinastías tradicionales es significativo.De no ocurrir algo inesperado muy posiblemente la ganadora será la señora Clinton pero independientemente de quién gane lo que resulta evidente es que la sociedad norteamericana está sufriendo cambios profundos y sus dirigentes tendrán que ajustarse, les guste o no, a las nuevas realidades. Y lo que allí ocurra tendrá grandes implicaciones en el resto del mundo y obviamente en Colombia que tendrá que profundizar y ajustar sus relaciones con ese nuevo país.

VER COMENTARIOS
Columnistas