Otro paso adelante

Otro paso adelante

Abril 23, 2012 - 12:00 a.m. Por: Ricardo Villaveces

Infortunado el incidente de los agentes del servicio secreto en la Cumbre porque se llevó la atención de los medios dejando a un lado el cubrimiento de la misma. El amarillismo se engolosinó con el triste episodio y fue una buena oportunidad para los críticos de Obama en un año electoral. Los agentes del servicio secreto y la señora Clinton bailando y tomando cerveza en Havana, hay que resignarse, fueron los protagonistas del evento para los medios de comunicación.Las discusiones de muchos ‘opinadores’ que han limitado el análisis al costo del evento, o a si hubo o no declaración final de los presidentes, muestran poca perspectiva acerca de lo que se puede esperar de este tipo de foros, o claras intenciones de criticar destructivamente. Colombia, afortunadamente, es hoy un país de un tamaño tal que puede asumir el costo de algo de estas dimensiones y, si el país se embarcó en hacer esto, había que hacerlo bien hecho como, afortunadamente, ocurrió.La Cumbre, así muchos no lo quieran reconocer, salió bien. Y fue así porque se lograron cosas importantes como fue la Cumbre Empresarial que, sin duda, redundará en logros concretos para el país pues sus protagonistas no son personas de discursos ni de declaraciones pomposas pero, seguramente, pudieron concebir oportunidades, consolidar negocios y, en algunos casos, descubrir un país con futuro sobre el cual sólo tenían malas referencias de la prensa. Los buenos resultados de la Cumbre se pudieron sintetizar en la imagen del presidente Santos sentado entre Obama y la presidente de Brasil dirigiéndose a un auditorio tan calificado como el de los empresarios asistentes y liderando la discusión. Esa es la Colombia que necesitamos. Insertándose en el mundo globalizado y jugando un papel de liderazgo que se sustenta, entre otros, en el peso específico del país y en su historial de lucha contra los problemas que nos han afectado y en los resultados alcanzados en muchos frentes, muchos de los cuales le dan a Colombia la autoridad y la legitimidad para poner sobre el tapete temas espinosos como el de la necesidad de poner en marcha una nueva política antidrogas. Hablar en los términos en que lo hizo Santos sobre este asunto o sobre el tema de Cuba, son avances significativos e independientemente de que el grupo de países quieran volver a reunirse ya a todos les quedó claro que Colombia es un actor a tener en cuenta en cualquiera de estos asuntos. Después de tantos años de aislacionismo y de rechazo que nos llevó a autocalificarnos como un país paria hoy Colombia se ha ido ganando un espacio en un escenario global convulsionado que, paradójicamente, ha terminado favoreciéndonos. Hay que dejar pues el parroquialismo, mirar lo positivo de lo que está ocurriendo y entender que nunca se puede estar exentos de episodios desagradables como el de los agentes del señor Obama. Haber logrado finalmente una fecha para el inicio del TLC y avanzar en el tema de las visas con la extensión de su vigencia fue un importante paso adelante y así se debe reconocer.

VER COMENTARIOS
Columnistas