Otra vez Uber

Otra vez Uber

Septiembre 19, 2015 - 12:00 a.m. Por: Ricardo Villaveces

De acuerdo con las noticias de esta semana el tema de Uber será manejado directamente por el vicepresidente Vargas Lleras. Buena noticia por cuanto el Vicepresidente ha demostrado ser un gran ejecutor y tiene el carácter para lidiar con los ‘capos’ de las empresas de taxis. Mala noticia, sin embargo, porque pone de presente la incapacidad del resto del gobierno y, en particular, del Ministerio de Transporte para dar solución a algo que desde hace tiempo debería estar regulado y funcionando sin tropiezos. Es insólito que funcionarios de esa entidad salieran con propuestas tan absurdas como las de bloquear la aplicación digital. Posiciones tan tontas como esas solo muestran su incapacidad para entender que el mundo cambió y hay que adaptarse a las nuevas realidades que plantea el cambio tecnológico, o muestra la capacidad de presión e incluso de chantaje de quienes han manejado a su antojo algo tan importante para el ciudadano como el transporte público en un país en el que es imprescindible cambiar del carro individual a las diferentes opciones de transporte público si queremos tener alguna posibilidad de movilizarnos.Resulta verdaderamente reprochable que los voceros de los grandes propietarios de las empresas de taxis amenacen con nuevos paros y confundan la opinión con argumentos equívocos y trasnochados. Les guste o no a estos señores los cambios tecnológicos se imponen y así como se transformó la industria de la música, o la de la producción y distribución de libros, o la actividad de las agencias de viajes, por solo mencionar algunos casos, el transporte público individual se va a modificar. Remar contra la corriente les puede dar algún tiempo adicional pero el ruido que hacen los taxistas tradicionales solo está promoviendo estas nuevas alternativas que hasta hace poco eran muy desconocidas y gracias a las protestas hoy son utilizadas y apreciadas por mucha más gente que ha descubierto un servicio mucho mejor para el consumidor que, además, tiene la posibilidad de escoger entre usar el servicio tradicional o pagar un poco más por un servicio de mejor calidad.Desafortunadamente los precedentes que se sentaron con los paros agrarios de hace un par de años fueron muy costosos para el país y para el gobierno pues a base de presión y en muchos casos de chantaje quienes protestaban consiguieron mucho más de lo que estaba el gobierno dispuesto a entregar a quienes representaban las organizaciones formales y defendían las vías institucionales en lugar de las vías de hecho. Con este tema de Uber el gobierno tendrá otra prueba de fuego ante las amenazas de paros.Vargas Lleras, por su parte, tendrá una oportunidad para ayudar de manera sustancial al gobierno en evitar nuevas perturbaciones sin quitarle opciones al usuario y, además, tiene la oportunidad para mostrar que tiene las condiciones para enfrentar y liderar situaciones complejas y que con mano firme puede poner el ‘tate quieto’ a algunos personas que por años vienen manejando el sector de los taxis a su antojo. Lo que aquí se juega entonces es mucho más que el tema de Uber y ojalá pueda manejarlo con éxito.

VER COMENTARIOS
Columnistas