Empresarios

Empresarios

Enero 23, 2016 - 12:00 a.m. Por: Ricardo Villaveces

Al leer la revista Dinero de diciembre, en la que se entrevista a 18 empresarios muy importantes de sectores diversos, y que incluye tanto empresas domésticas como extranjeras, acerca de los resultados de sus compañías en 2015 y de las expectativas en el año que comienza, es interesante el contraste de sus opiniones con los titulares de prensa y las noticias que aparecen todos los días. Mientras estas últimas solo hablan de malos augurios para este año la casi totalidad de este grupo tan representativo de lo que es la realidad económica del país presenta un panorama mucho más optimista. Nadie desconoce las dificultades pero, a su vez, destacan las oportunidades y posibilidades de que 2016 sea un buen año para sus compañías. Reconocen la necesidad de una reforma tributaria estructural y no hacen la demagogia de algunos dirigentes políticos y comentaristas de ocasión criticando componentes aislados de la propuesta de la Comisión de expertos.Coinciden en la necesidad de concretar los acuerdos de paz y, en su gran mayoría, expresan su apoyo al plebiscito que tendrá que pronunciarse sobre los resultados de La Habana. Independientemente de sus simpatías políticas muestran que por algo son dirigentes de importantes empresas, que miran el largo plazo y van más allá de lo inmediato. Contrasta esto con los oportunistas políticos que prefieren adoptar posiciones electorales cortoplacistas o expresar sentimientos emocionales, como aquellos asociados a la “viudez del poder”, en lugar de jugar el papel de líderes que podrían contribuir de manera indiscutible a la construcción de un país en paz meta que debería ser, sin discusión, un verdadero propósito nacional.Apostarle a un final exitoso del proceso al que le está apostando el mundo entero debería ser algo incuestionable a estas alturas del mismo cuando todo indica que ha comenzado la “recta final”. Muy importante, sin embargo, que el gobierno tenga siempre presente que la paz no lo es todo y que hay que dar al sector productivo toda la atención que se requiere para que esas expectativas positivas de los empresarios a que nos referíamos al comienzo se puedan materializar.Especial atención debe darse a la actividad empresarial en el campo pues será uno de los ganadores con las nuevas condiciones cambiarías y, además, es en el sector rural donde se requieren cambios más inmediatos si se quieren aclimatar las condiciones para la paz. En la Colombia urbana el conflicto dejó de ser una amenaza evidente y para la mayor parte de los colombianos es un tema de los noticieros de televisión pero es en el sector rural donde se puede generar una nueva oleada de violencia si las condiciones de vida no mejoran y ya el censo agrario agrario mostró como la población en esa Colombia puede estar alrededor de los doce millones de habitantes.Sin duda los programas hacia los campesinos serán importantes pero es fundamental que así como en los demás sectores de la economía se ven dirigentes empresariales con visión de futuro y optimismo sean muchos más los que impulsen las empresas del agro que serán indispensables para construir la nueva Colombia rural.

VER COMENTARIOS
Columnistas