Dos temas

Mayo 17, 2014 - 12:00 a.m. Por: Ricardo Villaveces

Cuando se habla con la gente que mira desde el exterior a Colombia es indudable la buena impresión que tienen del país. Personas de distintas formaciones y enfoques emiten conceptos muy positivos y nos ven como un país con un inmenso potencial. Los indicadores fríos así lo confirman y resulta muy esperanzador ver que Colombia crece a tasas razonables, el desempleo baja, la situación fiscal es sana, la inflación estable, los indicadores sociales se mueven en la dirección correcta y se valora de manera muy positiva el esfuerzo que se viene haciendo por superar el conflicto con la guerrilla de las Farc. Por eso resulta tan incomprensible que, en lugar de estar aprovechando estas circunstancias para estar sumando esfuerzos alrededor de objetivos que no deberían ser difíciles de identificar como propósitos nacionales alrededor de los cuales todos los colombianos nos esforzáramos por sacarlos adelante, lo que estemos viendo es un proceso de polarización, de acusaciones sin pruebas, de odios y enfrentamientos que, seguramente, terminarán es por dejar más heridas y menos posibilidades de trabajar conjuntamente. Ojalá podamos superar rápidamente este triste episodio del proceso electoral y tengamos un gobierno, que espero sea el del presidente Santos, que se pueda concentrar en tantos temas que requieren de toda la atención del gobernante. Es el momento entonces para que los ciudadanos piensen bien por quién van a votar y depositen su voto el próximo domingo pues a todos los problemas una baja participación debilitaría aún más nuestras instituciones.Cambiando de tema pues este de las elecciones es agobiante y no podemos quedarnos en la bicicleta estática de los conflictos políticos es interesante lo que se está haciendo en Bogotá con los carriles para bicicletas en muchas de las vías de la ciudad. Sin duda contar con una red de ciclorrutas es importante pero lo que se requiere es que las bicicletas puedan ser usadas para el día a día de los bogotanos y no solo para pasear. Por ello complementar las ciclorrutas con carriles para uso de las bicicletas por muchas calles resulta una opción muy atractiva.El ejemplo de que eso funciona muy bien es la ciudad de New York que con todo el tráfico de automóviles que mueve ha podido incorporar de manera muy efectiva el uso de las bicicletas no solo privadas sino públicas. El sistema llamado Citybike con bicicletas para el uso de cualquiera que la requiera, con un costo muy bajo por su uso, la limitación de poder usarlas solo por períodos de treinta minutos y la existencia de muchas estaciones para tomarlas y dejarlas ha convertido este sistema en una verdadera solución para miles de personas que dejaron los demás medios de transporte para usar en lo cotidiano estas bicicletas. Los carriles exclusivos funcionan de manera muy efectiva y la combinación con los senderos equivalentes a nuestras ciclorrutas permiten una cobertura muy amplia del sistema.La movilidad en las grandes ciudades no la va a solucionar un solo sistema sino la combinación de muchos modos de transporte. El de las bicicletas con el clima de Bogotá es una gran opción.ricavip@gmail.com

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad