Vientos de guerra

Vientos de guerra

Mayo 05, 2014 - 12:00 a.m. Por: Ramiro Andrade Terán

Dirigentes europeos acusan a Rusia de practicar una política expansionista que recuerda al nazismo de Hitler y -en consecuencia- provocar gravísimos enfrentamientos, que terminarían en una guerra mundial. La denuncia revela un hecho de crecientes implicaciones para la paz mundial. El delicado asunto va más allá: es un enfrentamiento claro, entre la vieja Europa, cabeza de la civilización occidental, y la capital euroasiática, que quiere expandir su influencia más allá de sus fronteras.En el Este europeo se está cocinando el más grave riesgo de una tercera guerra mundial, registrado hasta el momento. Ucrania, es la joya de la corona del inquietante proceso entre dos posibles adversarios que tienen -no hay que olvidarlo nunca- armas nucleares, capaces de destruir buena parte de la humanidad, acabar con bellas ciudades del planeta, destruir universidades, centros médicos, deportivos, científicos. En fin: provocar una hecatombe de proporciones no registradas en la historia. Nadie garantiza que europeos y rusos decidan estrenar su armamento nuclear y barrer -literalmente- a millones de personas que estarían involucradas en una confrontación espantable, bárbara, cruel, pródiga en muertos.En el problema de Ucrania, Rusia ha actuado sin vacilaciones. Tiene 40.000 soldados escogidos en la frontera con esa nación y ya liquidó a Crimea. En cambio, Europa aparece en la complicada escena como una contraparte indecisa, sin una política unitaria, y sin una ayuda militar decidida de Estados Unidos. Que -en criterio de Obama- prefiere, en lo posible, mantener su nación lejos de enfrentamientos militares. Es tan seria la situación que el gobierno de Suecia -modelo de pacifistas- está decidido en aumentar sustancialmente su armamento, frente a lo que se califica como el expansionismo del presidente ruso, Putin. También otra nación ultra pacifista, Finlandia, quiere ingresar a la Otan, asustada por la conducta rusa. En general, el clima que se respira en todo el Viejo Continente, es de temor, intranquilidad y marcado resentimiento contra Rusia. Nación que los periódicos de las principales capitales califican como una “heredera del expansionismo de Hitler”. Nada grato el explosivo panorama de dos grandes mostrándose los dientes y con armas nucleares al alcance de la mano.Pero no solo es Europa vs Rusia. Es la terrible posibilidad que ese conflicto local -en caso de guerra- sea origen de una confrontación nuclear. Algo factible contra lo que debe luchar con energía la Comunidad Internacional. La paz es con todos y para todos.

VER COMENTARIOS
Columnistas