¿Unificación china?

¿Unificación china?

Julio 06, 2010 - 12:00 a.m. Por: Ramiro Andrade Terán

En Chonquing, República Popular China, se firmo el 29 de junio pasado un ‘Acuerdo Marco de Cooperación Económica’ entre el gigante asiático y su provincia separada: Taiwán. Que se declaró en rebeldía cuando los comunistas se tomaron el poder y conformó un ‘gobierno independiente’, al amparo militar de Estados Unidos. Que le suministraron armamento sofisticado y se declararon decididos a intervenir si China Popular invadía la isla para someterla de nuevo a su Gobierno. Por su parte, las autoridades continentales advierten con frecuencia que si Taiwán se declara independiente de la ‘Madre China’, intervendrán con armas para impedirlo. Eso llevaría a un enfrentamiento militar con el padrino norteamericano. Son dos potencias que conforman poderosos bloques en el mundo, tienen armamento nuclear y están en capacidad de llegar con sus misiles a objetivos en China y Norteamérica. El inmenso riesgo de una guerra mundial, si el siniestro evento llegara a ocurrir, parece ignorarse. A pocos les preocupa que cada cierto tiempo China Continental y Taiwán se gruñan y repitan sus amenazas de cambiar las palabras de negociación por el uso de armas de última generación. El duelo, podría convertirse en holocausto universal.La firma del tratado sobre Cooperación Económica, tiene importancia universal y deja abiertas las puertas para el acuerdo político de fondo sobre el regreso de Taiwán a la Patria común. Eso importa a las dos partes por razones económicas y de prestigio en el escenario universal. En el caso de Taiwán, sin el mercado inmenso de los millones de chinos del Continente, no podría existir. Eso lo admiten con claridad sus autoridades que saben bien que los chinos del Continente son sus ávidos y mayores compradores. En Beijing, los entrevistados siempre hablaron de la reunificación como un hecho ineludible y cercano Al tiempo que señalaban con dureza que intervendrían de inmediato si Taiwán hiciera “una declaración de independencia”. En eso Beijing es enfático y habla muy en serio. Esa es la notificación terminante del gobierno comunista de impedir por la fuerza “el robo de Taiwán”. China podría ceder en todo, pero menos en éste asunto: la herida que más duele a la República.El enfrentamiento militar causaría un daño incalculable a la comunidad internacional. América Latina no escaparía a ese desastre que acabaría con las empresas mixtas de Latinoamérica y China, el flujo comercial en aumento, la ayuda tecnólogica del país asiático y el apoyo a América Latina para resolver sus problemas sin intervención extranjera.

VER COMENTARIOS
Columnistas