Negros nubarrones

Negros nubarrones

Octubre 13, 2015 - 12:00 a.m. Por: Ramiro Andrade Terán

Países que dependen en alto grado del precio del petróleo que exportan, están, rosario en mano, rogando que termine su baja. Hasta el momento, todos los esfuerzos de quienes dirigen la industria del crudo para mejorar el costo no han servido. Las naciones afectadas han solicitado a grandes vendedores la disminución de la producción. Nadie les hizo caso para esa medida que, de aplicarse, haría subir el precio del barril. Rusia, por ejemplo, aumentó su nivel de producción y lo mismo hicieron Estados Unidos y Arabia Saudita. México mantiene su volumen actual, y lo propio hace Colombia. Tendremos, precios bajos por enorme oferta y escasa demanda. Hay procesos de desaceleración económica en Europa, China y Brasil. Eso implica menor demanda global; menos ingresos para los que venden el ‘oro negro’, como los llaman los economistas. Colombia con su petróleo -que se volvió producto clave para su economía- sufre ese impacto. Las grandes potencias manejan su precio y quien no se someta quedará en ruina, mirando la luna de Valencia. Negros nubarrones afectan la industria del petróleo en particular sus precios. Los países pobres necesitan vender su crudo -si lo tienen- a 90 dólares barril, para que sea rentable. Hoy el precio está por la mitad de esa cifra. Lo peor: expertos consideran que el ‘oro negro’ tiene una clara tendencia seguir a la baja. Los países menores que lo producen pueden temblar. Y al final de cuentas, el mundo también. Esa fuente, vital para el desarrollo, debe mantener un precio permanente y aceptable para los países ricos y los tercermundistas que lo necesitan. Algo que los grandes bloques miran con indiferencia. Pero con enorme preocupación, cuando los afectan precios elevados del crudo que obligan a desembolsos de enorme cuantía.Enreda el mercado la feroz competencia de naciones productoras. Que saben de una situación pronosticada por The Economist: en el año próximo la demanda subirá. La guerra por el mercado no durará siempre. Grandes consumidores, como Norteamérica, están en el proceso de ser auto-suficientes. Llegará el día que esa energía se produzca, en su casi totalidad, por una técnica distinta, más efectiva y barata. El avance científico e industrial, tiene condenada a muerte el crecimiento desordenado de ese combustible que la humanidad ha utilizado por centurias. El ‘oro negro’ dejará de ser necesario en las cantidades actuales, en tiempo no lejano. Con la energía nuclear, el petróleo será cosa del pasado.

VER COMENTARIOS
Columnistas