México: lucha por el desarrollo

México: lucha por el desarrollo

Mayo 27, 2014 - 12:00 a.m. Por: Ramiro Andrade Terán

En China, el producto interno bruto per cápita ha crecido un 8% anual desde 1990. En México solo creció un raquítico 1,3% en ese mismo tiempo. Una cifra mísera, decepcionante, que revela la estancada expansión de uno de los países más importantes de América Latina. Como anota el experto en el tema, Shull Ren Barron’s, el desempeño del mercado bursátil de México: “Ha sido nefasto”. Con pérdidas entre el 6 y el 10 por ciento de inversionistas en ese renglón. Esa nación se sacude por el impacto negativo de un problema capital de su economía: con repercusiones sociales y una imagen funesta en el mundo financiero. El desarrollo económico está paralizado y la productividad no ha mejorado en tres décadas. Es una situación demoledora. Un punto negro en el marco del progreso. Que conduce a una crisis mayor, si la denodada lucha del gobierno actual no le pone freno. Para facilitar el crecimiento, México hizo algo impensado en una nación que por tantos años le rindió culto al Estado: acabó con el monopolio de 75 años de Petróleos Mexicanos (Pemex), en la creencia que la inversión extranjera llegaría rápida y en abundancia. No fue así. Expertos calculan que solo en el 2016 podrá contar con un flujo grande de inversión foránea. Algo que sorprende: el país azteca es vecino de Estados Unidos, la primera potencia económica del mundo. Se suponía que, con Canadá, en la nueva sociedad con los mexicanos, la presencia económica de los dos colosos provocaría reactivación de la alicaída economía azteca. Pero la vecindad no les ha servido de mucho en este renglón básico y las esperanzas se evaporaron. El crecimiento es de extrema importancia. México quiere estar a la cabeza del desarrollo en Latinoamérica y superar a Brasil. Le va mal en ese propósito. Las cifras oficiales no mienten: Brasil -en términos comparativos- es insuperable. México tendrá que contentarse con ser vanguardia cultural en el Continente. Venero inagotable de escritores, pintores, escultores, músicos, etc, es -y así seguirá- como un bastión de la vida intelectual y refugio para demócratas perseguidos. México tendrá que superar, en el gobierno actual, una faceta tan negativa. Lo necesita con urgencia y América Latina lo requiere para beneficio colectivo. Ese factor negativo del estancamiento debe terminar. Sin continúa, hay que temer por un colapso económico de grandes proporciones. Que lesionaría en materia muy grave a la nación gloriosa y hermana. Y sería un rudo golpe para América Latina.

VER COMENTARIOS
Columnistas