Medicamentos: Rebajas parciales

Junio 04, 2013 - 12:00 a.m. Por: Ramiro Andrade Terán

En varias oportunidades se anunció que habría ‘medidas radicales’ para reducir los precios de medicamentos de consumo habitual de pacientes que los requieren. Pero el asunto se ha quedado allí: en un simple anuncio que no se lleva a la práctica y es, apenas, una simple expresión demagógica del gobierno de turno. Para halagar a la inmensa mayoría de personas que necesitan acudir a las medicinas y, casi siempre, no tienen recursos suficientes para hacerlo. Ahora el asunto va en serio.La mayoría de los países latinoamericanos carecen de política integral en salud pública, que incluya el sector básico de los medicamentos. Que son, obvio, su complemento esencial. Por lo general, hay un número aceptable de médicos –en ocasiones excesivo- pero no hay capacidad suficiente para adquirir los llamados “remedios”. De un alto precio que no está al alcance de quien los necesita con urgencia.El ministro de salud, Alejandro Gaviria, fue enfático en señalar que con la intervención en el precio de los fármacos el gobierno busca: “corregir errores históricos y abusos cometidos en los últimos años, pues algunos precios de medicamentos son mucho más altos en Colombia que en países desarrollados”. La clase media y los pobres pagan –cuando pueden- precios más altos que los franceses, ingleses, o alemanes, por muchos medicamentos de uso frecuente. Eso crea, con justificada razón un elevado resentimiento social en quien padece la enfermedad y en su familia. El ministro agregó que esa nueva y justa política no será cuando “San Juan agache el dedo”. Se aplicará en treinta días. Un tiempo sorprendente en una nación tardía en la aplicación real de las medidas más urgentes. En el caso de la asistencia médica, muchas veces el enfermo se queda con la fórmula del médico sin que su escuálido bolsillo le permita comprarla.“Se trata de monopolios de empresas americanas y europeas que envían el 99% de los productos al país”, (según Alberto Bravo presidente de la Asociación de Industrias Farmacéuticas) “que venden sus productos hasta 3 o 4 veces más que en el país de origen”. Por su parte, el Ministro de Salud, Alejandro Gaviria, anotó que se busca acabar con una injusticia manifiesta. La medida fue muy bien recibida e implica una reducción del gasto anual de algunos medicamentos de uso institucional por el orden del 31 por ciento. La medida debería extenderse al resto de productos básicos para la vida de los colombianos.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad