España en crisis

España en crisis

Marzo 05, 2013 - 12:00 a.m. Por: Ramiro Andrade Terán

Con una cifra del 26% de desempleo, España se debate en una crisis económica, política y social que recuerda sus peores épocas. El tiempo que era el paraíso para los inmigrantes latinoamericanos quedó en el nostálgico recuerdo de quienes lo disfrutaron. O el viaje redentor de quienes visitaban a la madre patria como el nuevo El Dorado. Ahora la situación es a la inversa: miles de desocupados viajan a Alemania, Francia, Inglaterra y otros países de la comunidad europea tratando de rehacer una vida que su propio país les niega.Los escándalos por malos manejos económicos invadieron toda la sociedad española y tocaron al gobierno de Rajoy, presidente del Gobierno y líder del Partido Popular. El tesorero de ese partido con una decisiva influencia sobre Rajoy, apareció de la noche a la mañana como multimillonario. En casi todos los sectores se coincidió, que esa mágica fortuna provenía del tráfico de influencia. Por otro lado, cientos de contratos con el Estado fueron fuente de otras fortunas multimillonarias. El Partido Popular ha sido el peor librado en la espiral de corrupción que se ha desatado. Al punto que si hubiera elecciones sufriría la más grande y estruendosa derrota de su historia.El mundo venía registrando con entusiasmo la marcha de España por el camino de su recuperación económica, la mejora en el empleo, el desarrollo de la construcción y otros sectores. Todo eso ha tenido un retroceso evidente y la economía ha sufrido una especie de parálisis. El malestar social viene en ascenso. Al punto que analistas reconocidos de la vida española han llegado a vaticinar -de continuar el proceso actual de deterioro- un estallido social de grandes proporciones.Iñaki Urdangarín logró casarse con la infanta Cristina. Se vinculó así a la casa real y -gran manipulador y experto en negocios turbios- hizo una dudosa fortuna por su vinculación a la Monarquía, a la que deslució con esos manejos que fueron rechazados por la sociedad española. Grave, muy grave, que la corrupción haya tocado a la Monarquía. Una institución que muchos españoles respetan, así no sean monárquicos. La malversación de los dineros del Estado, los contratos amañados, las coimas obligadas en la vida administrativa y otras variadas maneras de robar al Estado, se han venido descubriendo. Ese país admirable tendrá que hacer un esfuerzo de toda la sociedad para librarse de la peste que le ha caído. Y el descrédito de sus partidos e instituciones.

VER COMENTARIOS
Columnistas