Escenario en América Latina

Abril 02, 2013 - 12:00 a.m. Por: Ramiro Andrade Terán

Estamos en el siglo de los bloques. Las naciones deciden que es más favorable para sus intereses económicos y políticos integrarse con otras de su mismo espacio. Ganan en la ampliación de mercados para sus productos, en intercambio de tecnología y en presencia internacional. El nacionalismo rabioso del pasado va quedando atrás, en un mundo intercomunicado que necesita el esfuerzo colectivo para resolver los gigantescos problemas que plantea el desarrollo.La fundación de la Unión Europea ha sido uno de los acontecimientos mundiales más importantes del planeta. Europa unida tiene una voz respetada. Pero su mayor importancia está en la contribución a la paz mundial. Las guerras frecuentes del Continente, han quedado atrás. Las naciones que se integran no hacen la guerra: afianzan la paz. Que es lo ocurrido en el viejo mundo donde rivales como Alemania y Francia viven en armonía y con dinámico intercambio cultural y económico.América Latina avanza con lentitud en el proceso de integración que nuestras naciones necesitan como el pan y el agua para afrontar realidades políticas. Y algo de extrema importancia: la relación con Estados Unidos. A la oveja que se aísla se la come el lobo. Nuestros países, tienen que presentarse frente a al país norteamericano en un bloque fuerte y con ideas comunes para el trato con una nación tan poderosa para librarse de los males de la dependencia, relaciones comerciales desiguales, y la lejanía con la potente Europa. Latinoamérica necesita hablar con una sola voz con Estados Unidos. Una nación donde aún funcionan círculos de poder acostumbrados a tratar nuestro continente como una colonia.La Alianza del Pacífico integrada por Colombia, Perú, México y Chile es un respetable y fuerte organismo de unidad. Es muy posible que se sumen otros países interesados en la conformación de un gran bloque suramericano. En mayo se celebrará en Cali una cumbre de ese organismo. En ella participara España en calidad de observador. La reunión es de extrema importancia y su contribución a la unidad continental resulta básica. Cali será el escenario de un acontecimiento que no solo interesa a América Latina, sino que tiene importancia mundial y al cual vendrán presidentes latinoamericanos y personalidades europeas.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad