En la frontera del caos

En la frontera del caos

Abril 23, 2013 - 12:00 a.m. Por: Ramiro Andrade Terán

Sus inmensas reservas de petróleo hacen de Venezuela uno de los países más ricos e importantes de la tierra. Pero hoy se debate en una profunda crisis política, económica y social. El vecino está en la frontera del caos. La elección de un nuevo Presidente de la República entre los dos candidatos más opcionados, Enrique Capriles y Nicolás Maduro, fue un certamen que terminó a favor de Maduro por una ventaja de 272.000 votos. Una cifra pequeña que fue impugnada por los partidarios de Capriles, que se niegan a reconocer el triunfo de su adversario hasta que se produzca el recuento, voto a voto, de la totalidad de la votación.Después de un agitado proceso de enfrentamiento que, hasta el momento, ha dejado un saldo de 8 muertos y centenares de heridos, las autoridades electorales accedieron al recuento de casi la mitad de las mesas de votación. Eso mermó las posibilidades de una confrontación armada a gran escala. En ese clima de violencia, odio y sectarismo, Maduro fue investido como Presidente de la República. Los parlamentarios, dirigentes, y militantes de la oposición no asistieron a una ceremonia que dejó al desnudo la magnitud de la crisis. La hostilidad entre los dos grupos se mantiene y puede terminar en una guerra civil no declarada.Pero no es solo el enfrentamiento por la Presidencia lo que afecta tan seriamente a ese país. La economía de una nación con las más altas reservas de petróleo del planeta, está en ruinas. El desempleo llegó a cifras altísimas. Las dificultades de abastecimiento de la población son constantes. La deuda externa de un país tan rico es una de las más altas de América Latina. La inflación galopa. Nadie concibe que en una Nación afectada por tan grave situación, los más importantes grupos políticos se hayan enfrentado con un rigor que puede ser el prólogo de una contienda de grandes proporciones. Que –entre otras cosas- es en extremo peligrosa para Colombia.***‘El duende y yo’ Pocos autores se ocupan de escribir textos sobre temas elementales que deleitan, por igual, a adultos y niños. Alberto José Holguín Zamorano, me ha enviado una obra suya llena de encanto, buena prosa y textos sobre temas sencillos que son una delicia para los niños y un sedante para los adultos, ‘El Duende y Yo’ está ilustrado por Natalia Ayala Picini. Que hizo un trabajo magnífico. Alberto José ha hecho una contribución notable a la cultura en el Valle del Cauca.

VER COMENTARIOS
Columnistas