El presidente que Colombia necesita

Abril 24, 2012 - 12:00 a.m. Por: Ramiro Andrade Terán

El país ha superado una de las horas más difíciles de la historia y se ha colocado como una Nación muy importante en Suramérica. Tuvo que recorrer un largo y penoso camino para salir del pozo sin fondo en que había caído, agobiada por tres plagas letales: la confrontación armada de casi cinco décadas de existencia; el fenómeno del narcotráfico; y la corrupción que invadió amplios estamentos de la sociedad.En algún momento de esa penosa y larga etapa, Colombia fue mirada como el país paria del Continente. Pero al lado de la desgracia, azotada por una situación critica donde proliferaban toda suerte de violencias, nuestro país mostró una admirable capacidad de reacción. Desde el Gobierno y la sociedad civil, se dio una dura y exitosa batalla para preservar las instituciones y la vida democrática. En los últimos dos gobiernos ese empeño se consolidó. El régimen del presidente Santos arroja un saldo muy positivo. El Presidente es un líder con capacidad demostrada para enfrentar las organizaciones armadas. Pero no sólo eso: la economía del país ha tenido una etapa excelente. Con un saldo menor en la parte social, pero que muestra una Nación en desarrollo dinámico.Después de años y años de una lucha violenta, Colombia logró resistir el intento de la toma del poder por la vía de las armas y –al tiempo- lograr el desarrollo. Es evidente que la estrategia estatal dio resultados y el intento de tomarse las ciudades, fracasó. Lo más sorprendente es que la Nación creció en medio de la lucha que la ha perturbado por tantos años. También cambió el álgido y vital asunto de la guerra civil no declarada.La guerrilla habló de conversaciones para terminar el conflicto. El Gobierno no encontró que fueran viables, sin que se pusiera en libertad a quienes permanecen en manos de organizaciones armadas. No resultó nada concreto pero, en una modesta medida, el tema de unas hipotéticas conversaciones saltó a la palestra. El hecho cierto es que el Gobierno tiene capacidad y fuerza suficientes para negociar sin imposiciones.La deseada paz nacional es hoy más necesaria que nunca en un país que ha vivido, tanto tiempo, la oscura noche de una violencia irracional y sangrienta. Santos está demostrando que es un presidente con alta capacidad para el manejo de una situación tan compleja como la nuestra. Es el Presidente indicado para el momento decisivo que vive la Nación.

VER COMENTARIOS
Columnistas