El liderazgo de Brasil

Enero 17, 2012 - 12:00 a.m. Por: Ramiro Andrade Terán

Es nuestro vecino y acaba de superar a Inglaterra como la sexta economía del mundo. Se trata de Brasil, el gigante de América del Sur, con el cual Colombia mantiene unas relaciones mediocres y una relación política muy tibia. En un proceso que se aceleró en las últimas décadas, Brasil dio un salto en su crecimiento. Estableció acuerdos económicos y comerciales con Alemania, China, Francia, Italia y Japón. Realizó un ambicioso programa de tecnología de punta y alcanzó un Producto Interno Bruto (PIB) de dos mil quinientos diez y ocho billones de dólares. Ha sido el país con mayor desarrollo del continente.Brasil es una potencia mundial y en América del Sur su liderazgo debería ser incuestionable. No es así. Los países del área no han practicado una política de mayor acercamiento con esa nación. Que tampoco hizo mucho por lograrlo. Argentina mantuvo con nuestro vecino unas relaciones lánguidas y –en su momento- una rivalidad visible por el primer lugar en Suramérica.Colombia ha tenido una pobre y distante relación con un vecino de tanta importancia. Brasil no se esforzó por mejorarla. La rivalidad en el mercado cafetero mundial, no ha contribuido a que las relaciones sean más fluidas y profundas. Sin embargo, en la actualidad, la cancillería de Brasil ha hecho un esfuerzo visible para que eso cambie.Santos tiene interés en fortalecer- con hechos concretos distintos a la retórica habitual –las relaciones con una nación clave en el futuro de América del Sur. Estas relaciones incluirían alta tecnología y en el plano político un acuerdo para estimular y mantener la democracia en América Latina. En especial en nuestra región. Para Colombia, acuerdos económicos y comerciales nuevos con el vecino, tendrían gran relevancia. Lo mismo que la creación de empresas mixtas.Ojalá se lleve a la práctica una política de mayor acercamiento con una nación de importancia universal. América del Sur y Brasil están en la etapa de aplicar unas relaciones económicas y comerciales mucho más dinámicas. El liderazgo de nuestro vecino es una necesidad en un mundo de bloques. América del Sur –con Brasil a la cabeza- sería una fuerza política y económica que nadie podría desconocer.

VER COMENTARIOS
Columnistas