Cuba: levantar el embargo

Agosto 25, 2015 - 12:00 a.m. Por: Ramiro Andrade Terán

Se desplomó la Unión Soviética y Cuba perdió su madrina, de la que dependía para mantener su régimen Fidelo-Comunista-Raulista. Reanudadas las relaciones diplomáticas con su odiado enemigo, Estados Unidos, es de suponer que vendrá levantamiento del embargo. Que no sirvió para el fin que lo concibió EE.UU.: tumbar a Fidel. Por el contrario -fuera de causar más daño a un pueblo que padece dificultades inmensas- se convirtió en aliado del régimen dictatorial. Si los alimentos disminuyen más de lo habitual, la culpa es del embargo. Si las medicinas no se encuentran, lo mismo. Esa medida, concebida por la torpeza de autoridades encargadas del manejo con Cuba, se convirtió en excusa perfecta para todas las falencias. Hábiles en el manejo de la propaganda del vetusto sistema Castro-Comunista, sus jerarcas utilizaron a su favor una disposición que solo hizo daño a quien pagó los platos rotos: el pueblo común y corriente. No es fácil predecir si se mantendrá algo que aumentó el gran déficit de productos necesarios para la población. Está en manos de los congresistas norteamericanos levantar o mantener esa medida, que sirvió para que el régimen se disculpara por la penuria reinante. La presión de los ‘ultras’ anti-castristas de Miami, será muy dura para que se mantenga. Así la realidad de su efecto sea negativa. Es presumible posición de legisladores partidarios de suprimir algo inútil. De levantarlo: que es lo sensato y permite -de verdad- que se abran puertas para la que todos desean: el regreso de la democracia a la Isla y se acabe la escena de una nación con un gobierno que se declara marxista-leninista-castrista, cuando el comunismo ortodoxo se desplomó en la Unión Soviética y en el mundo. El pueblo de Cuba ha padecido toda suerte de desgracias para añadirle un embargo ilimitado y riguroso que -como ya se ha escrito tantas veces- solo ha servido a los intereses de Fidel y Raúl (el supuesto ‘duro’ entre los duros, que restableció relaciones con EE.UU.). A quien podría corresponderle la paz con su poderoso vecino.Queda poco del comunismo ortodoxo, que envejeció y demostró su ineficacia para gobernar. Está China, pero esa inmensa nación, que es la segunda economía del mundo, es híbrido de capitalismo en lo económico, y socialismo en lo político. El hecho histórico es que el comunismo tipo Unión Soviética, cumplió su ciclo. Solo falta enterrarlo y que Vietnam concurra a la ceremonia.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad