Carrera armamentista

Agosto 23, 2011 - 12:00 a.m. Por: Ramiro Andrade Terán

Venezuela se está convirtiendo en la nación con el mayor y más sofisticado armamento de América Latina. El presidente Chávez tiene una relación muy estrecha con Rusia, a quien ha comprado cantidades de armas que hace rato llegaron al vecino país. La frontera con Colombia cuenta con bases militares muy bien dotadas y con personal de primer nivel. La carrera armamentista en que se ha comprometido el mandatario venezolano, ha provocado inquietud en todo el Continente. Por supuesto, esa preocupación es mayor en Colombia. Por obvias razones.Chávez, nuestro vecino “socialista del Siglo XXI”, ya había pagado a Rusia, hace 6 años, US$4.000 millones en armas. Los líderes de la oposición señalan que las compras de material bélico se han extendido a países especializados en productos de alta tecnología. El presidente Chávez ha creado, con su política de convertir su país en el mejor armado de la región, un fenómeno de recelo e inquietud que se palpa en el Continente. Y que es mirado con singular inquietud por los Estados Unidos. Un gobierno con el que el político venezolano tiene serias discrepancias. A su regreso de Cuba después del tratamiento para su cáncer - enfermedad que ha manejado con mucho valor y que deseamos logre vencer- Chávez anunció que está en busca de otra enorme cantidad de dólares para pagar nuevas compras de armas. Que aumenten su moderna y poderosa capacidad militar.América Latina está en un proceso de dificultades económicas, antagonismo social, y golpeada por la recesión que se vive en el mundo. En particular, en Estados Unidos. No se puede caer en la tentación de armarse hasta los dientes, de la que Chávez es apóstol. El mayor logro continental es la paz que -con altibajos- se ha mantenido en esta parte del planeta. Caer en la funesta carrera de llenarse de armas antes que acabar con los problemas sociales, es un camino que conduce a las peores desgracias.La unión hace la fuerza. Si los dirigentes de América Latina se unen sin reservas para contener el brote armamentista del presidente vecino y defender la integridad y autonomía de cualquier nación del Continente, se habrá dado un paso firme y decisivo para el pacífico futuro de la región.¿Qué pretende el presidente Chávez con su política armamentista?¿Supone que sus diferencias con Estados Unidos pueden terminar en un conflicto militar?¿América Latina se cruzará de brazos frente a la inquietante situación?

VER COMENTARIOS
Columnistas