Alianza Productiva

Mayo 21, 2013 - 12:00 a.m. Por: Ramiro Andrade Terán

El presidente Santos y Vargas Lleras han conformado una productiva alianza en el propósito de la reelección -del uno- y su reemplazo -por el otro-. Los dos pegaditos. Expertos en el arte de no estorbar, manejaron con mucha habilidad el complicado asunto de satisfacer las aspiraciones propias sin impedir las ajenas; sin construir un muro infranqueable para intereses comunes.Nadie duda del interés del Presidente en ser reelegido. De allí que no causó sorpresa su anuncio de pronunciarse oficialmente sobre la materia, en noviembre. El asunto tuvo otros aspectos de mucha importancia. Santos anunció que, en el caso de ser escogido para otro período, su principal interés será lograr la pacificación. Así debe ser. Los colombianos debemos exigir que el más importante tema del programa de los candidatos sea lograr una paz pronta, justa, eficaz. Hemos sido muy parcos en un apoyo real, decidido, influyente, a un proceso que ha tenido altibajos. Hay que entender que un fracaso de las conversaciones de La Habana, sería lápida para lograr que la Nación recupere su tranquilidad y todo lo que se ha perdido por décadas de sangrienta violencia.De los anuncios de Santos quedó claro una especie de plan B: si él no fuera candidato a la reelección, allí está -listo, con ganas y con el apoyo de la crema bogotana- Germán Vargas Lleras. A quien el gobierno le dio una ayudita en su propósito de llegar a l Palacio de Nariño, con las casitas que se regalan a los pobres. Tanto el Presidente como Germán, eliminaron cualquier tropiezo en sus aspiraciones al mismo puesto: si Santos no entra en la contienda apoyará a su buen amigo Vargas Lleras para que sea su sucesor. ¡Y santas pascuas! Se ha conformado -con tiempo suficiente- un poderoso aparato integrado por notables de todas las tendencias para manejar la candidatura presidencial, sean Santos o Vargas Lleras los escogidos. Fondos tendrá -sin limitaciones- el candidato que gozará del apoyo del empresariado nacional que mira con simpatía a uno u otro y los sienten como defensores de su concepción del desarrollo del país.No tendrán que sudar sangre, dolor, o lágrimas, Santos o Vargas Lleras, en la campaña. Dinero suficiente; apoyo de los diarios más importantes; aparato político de enorme eficacia; todo -en fin- estará al servicio del candidato que resulte escogido como fruto de la alianza del productivo binomio.

VER COMENTARIOS
Columnistas