Al borde de la guerra

Al borde de la guerra

Noviembre 30, 2010 - 12:00 a.m. Por: Ramiro Andrade Terán

En los comienzos del siglo actual se extendió la idea que la humanidad había logrado la paz universal después de décadas de terror, barbarie, guerras que arrasaron continentes y otros hechos de implacable ferocidad. Fue una cándida ilusión. El mundo vive apagando peligrosas hogueras y las disputas bélicas envenenan con su aliento la escena. En este turbulento escenario, Estados Unidos y China se convirtieron en la policía del planeta:advirtieron que la gran hoguera de una guerra mundial también podía consumirlos y se convirtieron en mediadores en el escabroso panorama. A China esa tarea le ha otorgado un papel mayor en el destino de la humanidad. Hoy se opone a que Corea del Sur participe en maniobras militares conjuntas con Estados Unidos. Eso hace más crítica la situación en el polvorín asiático.Corea del Norte, el último ‘duro’, tiene un régimen comunista despótico que se asienta en un potente ejército de más de un millón de soldados con armamento de última generación. Corea del Sur, apoyada por su gran padrino, Estados Unidos, es una de las naciones mejor armadas del planeta y tiene un objetivo político central: asegurar para siempre su independencia de los coreanos del norte. Que la consideran una ‘provincia rebelde’ que tarde o temprano, por la razón o la fuerza, tendrá que volver a la patria común. Nunca han sido tan grandes los riesgos de una guerra entre las dos Coreas. Los comunistas del norte anunciaron “poderosos ataques físicos” al sur, si sufren alguna agresión. Corea del Sur ha intensificado su poder militar -uno de los más efectivos y modernos- en las islas de la conflictiva frontera del Mar Amarillo. Están listos para atacarse.Es tan grave esa guerra en Asia que los Estados Unidos y la propia China, están en la tarea de aliviar las tensiones en el área y evitarla por la vía del diálogo. Mientras tanto, Corea del Sur aumenta sus tropas en el Mar Amarillo. Ha reforzado su arsenal militar y está enviando armamento de última generación a la zona. Un país pequeño, como Corea del Norte, tiene en vilo al planeta. No acepta consejos de ningún país del mundo, con excepción de China: su vecino. Está armado hasta los dientes. Vivir para ver: Estados Unidos ruega a la socialista China que intervenga ante Corea del Norte para evitar la contienda con la del Sur. Quienes creyeron en la paz perpetua en el Siglo XXI tienen motivo para una amarga decepción.Norcorea, en una inquietante declaración del sábado pasado, advirtió que los ejercicios militares de Estados Unidos y Corea del Sur “ponen a la península al borde de la guerra”. El mundo está notificado.

VER COMENTARIOS
Columnistas