A la conquista del Planeta

A la conquista del Planeta

Abril 19, 2016 - 12:00 a.m. Por: Ramiro Andrade Terán

El terrorismo se expande con impresionante velocidad por el mundo. Con atentados cada vez más grades y despiadados. Como los ocurridos en París y Bruselas. El mundo libre no dispone de un sistema sofisticado contra una modalidad delictiva de tan despiadada naturaleza. Por décadas, uno de los peores delitos en la historia, creció y creció sin que autoridad, o gobierno alguno, la combatiera. Grave error de la empenachada sociedad occidental, que se creía invulnerable contra un delito sigiloso, ejecutado por fanáticos. Bien financiado, y con jefes que aspiran a imponer su doctrina en nombre de Alá. Utilizan el Corán y deforman su clara filosofía de armonía y justicia, y respeto por religiones contrarias. El mundo libre registró con sorpresa y temor su volumen, el moderno armamento y la capacidad militar del Estado Islámico (EI). Es el número uno de los terroristas en el siglo actual. Tiene objetivos concretos de dominio y expansión y trata de justificar su terrible capacidad de hacer daño, sin respeto por nada ni por nadie, con ese manto mentiroso de servir a Alá y el credo Musulmán. A ese efecto, deformaron el libro sagrado, el Corán, y lograron atraer un número apreciable de ‘soldados de Alá’. Que tienen temblando a Europa, amenazan con grandes operaciones de terror en Estados Unidos, y han instalado células en países importantes de América Latina. Su plan es delirante: establecer el manejo y control de 1200 millones de musulmanes. Apoderarse de Siria e Iraq. Seguir con Israel, Jordania, Palestina, Líbano y Chipre. Rematar en el sur de Turquía. Establecer bases estratégicas en la península del Sinaí. Y coronar esa estrategia con la joya de la corona: Pakistán. No olvidan nuestro continente, al que envían sus militantes para la divulgación seudo-ideológica y la militancia en células en grandes ciudades. Su prédica es desmesurada. No ocultan que pretenden conquistar el planeta y proclaman: “Nuestra bendita bandera cubrirá toda la extensión de la tierra. Asesinaremos a todos los que no crean en la interpretación del mundo, según nuestra Ley”. “Deben morir -afirman sus líderes- todas las religiones y personas que estén de acuerdo con el concepto de democracia”. No hay duda. El Estado Islámico está en guerra con el mundo libre. Que reaccionó tarde frente a esa letal agresión. Que también es contra musulmanes no extremistas, que son pacífica mayoría que respeta valores esenciales. Occidente busca unificar acciones para combatir la creciente amenaza; lo logra o el mundo libre se desploma.

VER COMENTARIOS
Columnistas