Rector de Univalle

Rector de Univalle

Septiembre 17, 2011 - 12:00 a.m. Por: Rafael Rodríguez Jaraba

La elección del rector de la Universidad del Valle es un hecho tan importante como la elección del gobernador del Departamento y quizás más trascendente, dado el influjo transformador que la universidad ejerce en el presente y futuro de la región.Durante 66 años la universidad ha sido coetánea al progreso del Departamento y vital para su desarrollo. Su inefable labor explica muchos de los logros y avances de la región. La inestimable contribución al desarrollo prodigada por sus estamentos, profesores y egresados ha sido determinante para alcanzar la realidad presente. Basta sólo imaginar cómo sería de precaria la situación social, económica y empresarial del Valle y de su olvidado Pacífico, sin su edificante influencia.La Universidad ha sido un campus abierto a la ciencia, la investigación y el conocimiento, que ha servido de foro democrático para ideas, ideales e ideologías de todo tipo de vertientes y matices. Su historia llena de realizaciones exhibe un balance encomiable que merece el reconocimiento de la región y de la nación entera. Ni la insuficiencia financiera que por momentos ha padecido, ni la miopía invencible de algunos gobernantes frente a su futuro, ni la conducta execrable de las escasas minorías que han tratado de utilizar su claustro para subvertir y desafiar el orden institucional, han logrado mancillar su historia.Ahora la universidad se apresta a elegir su nuevo rector, quien tendrá la grave responsabilidad de conducirla hacia la modernidad, la innovación y la competitividad, que exige una sociedad ávida de profesionales íntegros y capaces, aptos para resolver problemas inveterados, preparados para articular los cambios que impone el avance tecnológico y decididos a aniquilar la corrupción, la mediocridad y el conformismo.Para asumir tan grave reto se someterán a consideración del Consejo Superior, cinco brillantes aspirantes de inmejorables condiciones y merecimientos. Sus hojas de vida testimonian notorias y notables trayectorias de servicio, dedicación y entrega a la labor más preciada por las sociedades cultas, desarrolladas y progresistas: la educación. Cualquiera de ellos que sea elegido, será merecedor de tan alto honor y garante de un futuro promisorio para la universidad.Dentro de tan eximio grupo, sobresale el doctor Óscar López Pulecio, poseedor de los más altos merecimientos académicos, avezado conocedor del entorno universitario, agudo y esclarecido pensador pragmático y líder visionario con solvente experiencia gerencial, legal, administrativa y financiera.Dadas los desafíos que en la actualidad afronta la educación superior, la elección del doctor López Pulecio resultaría de enorme beneficio para el fortalecimiento de la universidad, su reposicionamiento y la plena restitución de su prestigio. Su elección acercaría la universidad a la modernidad, a la investigación científica, al sector real, al mercado y a la actualización como lo demanda la sociedad contemporánea.Pero sea cual fuere el elegido, la universidad saldrá fortalecida para seguir modificando el presente y prospectando el futuro de la región.Salud y larga vida para la universidad, honor y reconocimiento a sus rectores, y logros y aciertos para su nuevo rector.Que viva la Universidad para que viva el Valle.

VER COMENTARIOS
Columnistas