Logros y esperanzas

Diciembre 26, 2011 - 12:00 a.m. Por: Rafael Rodríguez Jaraba

Es tiempo de evaluar desempeños, logros y frustraciones. También para reflexionar sobre los obstáculos que distancian a Colombia de un mañana mejor.Si bien hemos avanzado, es mucho lo que debemos hacer para no seguir estacionados en el subdesarrollo. Necesitamos renunciar al conformismo, creando una movilización colectiva que rompa la inercia que produce la resignación. Ojalá que en el 2012 avancemos en la construcción de una patria mejor.Entre tanto, seguimos sin entender que por encima de los intereses individuales, partidistas o ideológicos, están los intereses superiores de la nación. Nos mantenemos disgregados y apáticos a construir una unidad nacional, diversa, pluralista, fraterna y solidaria. Sólo en duelo o alegría nos unimos en torno a la nacionalidad. Ser colombiano debería ser la vivencia permanente del ideario de valores que aun no hemos creado.Son muchos los problemas que padecemos e insuficientes los esfuerzos que comprometemos para conjurarlos; la mayoría de las veces nos ocupamos en combatir sus efectos y no sus causas, haciendo de ellos una tragedia constante o recurrente.Seguimos sin comprender que el estricto cumplimento de la Ley garantiza la libertad y que toda aspiración o acción debe subyugarse a ella. Nos resistimos a creer que la educación es la cimiente del desarrollo y el mejor insumo del progreso.Carecemos de maestros formadores y nos sobran informadores. Necesitamos que la educación siembre en mentes y corazones la virtud, y riegue la semilla del emprendimiento y la superación.Seguimos indolentes ante el aumento desordenado de la población más vulnerable, ignorando que mientras sigan naciendo colombianos sin posibilidades ciertas de progreso, no cesará la pobreza y la violencia.Nos mantenemos afectos a la prebenda, a la componenda, al privilegio y al favor indebido. Propiciamos y toleramos la corrupción de quienes venden la dignidad, expolian la economía y socavan la confianza. Necesitamos derrotar la corrupción que nos envilece.Seguimos sin entender, que progreso es aumento de la capacidad de compra de la población y que las reformas sectoriales privilegian a pocos, perjudican a todos, concentran la riqueza y masifican la pobreza.No hemos logrado construir un modelo económico capaz de democratizar el crédito, desterrar los abusos del sistema financiero, aumentar la productividad, ensanchar el mercado, duplicar el empleo y hacer justa la redistribución del ingreso.Ojalá que la esperanza que trae la llegada del nuevo año nos inspire y nos haga al menos reconocer, que lo mejor que hemos hecho, aun está por hacer.***Honor a los grandes que partieron.Steve Jobs. Miró más lejos, acortó caminos y nos facilitó vivir.Gloria Valencia De Castaño. Nos hermanó con la naturaleza y el medio ambiente. Siendo bella, su mayor belleza era la de su inteligencia.Ernesto Sabato. El último clásico de las letras argentinas. Reaccionario ante la infamia. Develo las atrocidades de la bota militar argentina.Joe Arroyo. Colosal e inmenso. Inspiro mis primeros pasos de baile, torpes, bruscos y arítmicos, pero sorprendentes por hacerme sentir libre.Honor a los grandes. ¡Se necesitan grandes!P.D. Feliz año para mis pacientes lectores y mi solidaridad sincera con los afectados por el invierno.

VER COMENTARIOS
Columnistas