Errada política monetaria

Febrero 13, 2012 - 12:00 a.m. Por: Rafael Rodríguez Jaraba

La Junta del Banco de la República prefiere seguir sacrificando al sector productivo, y en particular a los exportadores, antes que atreverse a afectar los intereses de los bancos. Con su errada política, lejos de conjurar la inflación la está provocando y en su intento por combatirla, está alentando la caída del Dólar.Con la reciente alza de su Tasa de Intervención, el Banco sólo logrará contraer la economía, revertir su tendencia favorable, encarecer el Peso, desplomar la Tasa de Cambio y lucrar más al sector financiero.El alto costo del dinero disminuye el consumo, eleva los costos de las empresas, promueve el arribo de capitales itinerantes, estimula las inversiones especulativas, disuade las inversiones productivas, atiza la especulación cambiaria y obstruye el crecimiento.Días difíciles se avecinan para el sector real, que deberá sufragar altas tasas de interés para financiar sus actividades, pero más aciagos serán para los exportadores, que inermes ven como se volatizan sus esfuerzos y se diluye su competitividad.La agonía que la revaluación produce a los exportadores, contrasta con la alegría de los intermediarios financieros que ávidamente compran dólares baratos para luego venderlos al precio que se les antoje.La situación de los exportadores es calamitosa. Los que utilizan insumos extranjeros, si bien en algo los beneficia la revaluación, deben asumir el aumento de los costos sin poder ajustar precios; pero los que sólo emplean insumos nacionales amenazan ruina, pues además de asumir la inflación sufren una ostensible disminución de ingresos.Aducir exceso de oferta crediticia en un país desbancarizado donde sólo el 40% de la población tiene acceso al crédito, es una falacia invencible. Si eso fuera así, ¿qué sucedería si el 60% o el 70% de la población tuviera capacidad de endeudamiento? Al Emisor le faltan razones para sustentar sus decisiones, que como siempre, castigan al sector real y premian al financiero.Si el Banco quisiera combatir la inflación disminuiría su Tasa de Intervención, lo que forzaría la reducción de las tasas de interés, desalentando la demanda de títulos de renta fija y estimulando la de renta variable; asimismo se detendría el arribo masivo de capitales itinerantes a la captura de inversiones especulativas de portafolio, que en buena medida son los que causan la sobreoferta de divisas, y por ende, el repunte del Peso.Al final, los errores del Emisor los paga el país y los corrige el Gobierno, quien para compensar el desplome del Dólar, termina otorgando subsidios a los exportadores bajo la apariencia de programas de incentivo cambiario, lo que alivia pero no resuelve el problema.***Denuncia. De no darse una intervención inmediata del Presidente y del ministro Cardona, Buenaventura será despojada de manera ilegal de por los menos $2.800 millones de renta. Ojalá que no haya necesidad de denunciar semejante atropello en la próxima columna. Sería bueno que las autoridades del Puerto y los gremios que tanto predican sobre la redención del Pacífico, se interesaran en el tema y se pronunciaran.***Infamia. Tan abominable como fue la toma criminal del M-19 al Palacio de Justicia, es la sentencia contra el coronel Plazas. En Colombia los criminales son héroes y los héroes, criminales.

VER COMENTARIOS
Columnistas