‘Ofensiva’ de las Farc

‘Ofensiva’ de las Farc

Junio 14, 2015 - 12:00 a.m. Por: Rafael Nieto Loaiza

El 22 de mayo las Farc anunciaron la terminación del cese al fuego unilateral que decretaron en diciembre pasado. Más allá de que no lo cumplieran, como quedó definitivamente probado con el homicidio de once militares en el Cauca, la opinión pública tenía la percepción de que habían cesado las acciones de la guerrilla. Aun en ese contexto, el apoyo de la opinión a las conversaciones de La Habana venía drenándose paulatinamente, con mayor agudeza desde ese asesinato. En la última encuesta de Gallup, solo el 52% creía que debía insistirse en los diálogos hasta lograr un acuerdo de paz, los que piensan que hay que derrotar militarmente a las Farc alcanzaban el 42%, los que estaban en desacuerdo con haber iniciado los diálogos subían al 40% y los que creían que no se alcanzarían un acuerdo llegaban al 56%. En la de Ipsos, el 69% de los encuestados era pesimista en relación con el proceso de paz. ¿Qué ocurrirá con el apoyo ciudadano a los diálogos después de los ataques de las Farc de los últimos días?Con sendos atentados contra las torres de transmisión de energía, las Farc dejaron sin servicio eléctrico a Tumaco, Buenaventura, Florencia y Ocaña. Por su lado, desde fines de mayo Ecopetrol ha sufrido 16 ataques contra su infraestructura petrolera. Y Vetra, en Putumayo, tuvo que soportar la pérdida de 200.000 galones cuando la guerrilla detuvo una caravana de carro tanques y los obligó a abrir sus válvulas y derramar el crudo sobre la selva. Una ironía, por cierto, considerando que esa compañía venía usando ese sistema de transporte porque el oleoducto Transandino, por cuenta de los atentados de la guerrilla, operó el año pasado menos de la mitad del año. En esas condiciones, la compañía había decidido usar carro tanques y sacar su petróleo a través de Ecuador. Según Gabriel Vallejo, ministro de Medio Ambiente, la recuperación ambiental, tardaría como mínimo 15 años. Y el presidente de Vetra anunció el cese de operaciones. Con el precio actual y la imposibilidad de transportarlo en camiones o en el tubo, que sufrió otro atentado ayer mismo, la operación solo genera pérdidas. Con la caída internacional del precio del crudo, el anuncio de que las reservas petroleras solo alcanzarían a cubrir poco más de seis años y cuando se conoce que la exploración petrolera ha alcanzado su punto más bajo en los últimos quince años, ¿cuál es el impacto adicional de estos atentados? Finalmente, a fines de la semana, las Farc asesinaron, con tiros de gracia según la Policía, a un coronel y a un agente, después de un atentado con explosivos. Mientras tanto, el jueves, todo el grupo de negociadores del gobierno en La Habana se reunía por varias horas con el cuerpo de generales y almirantes en activo. En lugar de permitirles diseñar la estrategia de respuesta a la ofensiva de las Farc contra la infraestructura y contra la población civil, el Gobierno los obliga a pensar en comisiones de la verdad, justicia transicional y post conflicto. Santos, desde su gira turística por Europa, anunció que no suspenderá su viaje, y agregó que “si con estos actos cobardes las Farc quieren llevarme a un cese bilateral, se equivocan. Y quienes quieren forzarme a romper con los diálogos también se equivocan”. Es decir, como siempre, no pasará nada. Y es que, no habré de cansarme en insistir, no puede pasar. La apuesta política y personal de Santos en La Habana es tan alta que no puede levantarse de la mesa. Lo malo es que las Farc lo saben. Y le sacan ventaja.

VER COMENTARIOS
Columnistas