La culpa no es del Procurador

Febrero 06, 2011 - 12:00 a.m. Por: Rafael Nieto Loaiza

El Procurador ha sido blanco de permanentes ataques por cuenta de su formación católica y su coherencia ideológica. El grueso de opinadores, de zurda tendencia, le ha dado palo una y otra vez por sus creencias. Ordoñez ha sabido ponerles en su sitio a través de decisiones que muestran que, más allá de sus convicciones políticas, decide con pruebas en la mano. Por eso han sido sancionados disciplinariamente desde Teodora hasta Sabas Pretelt. Supongo que tales determinaciones le habrán granjeado nuevos enemigos, a lo largo y ancho del espectro ideológico. A mí, sin embargo, me producen admiración. Hay que tener pantalones para tomarlas y no hay duda de que el Procurador los tiene bien puestos.Ahora levanta ampolla su posición de pedir la condena de los guerrilleros que comandaron la toma del Palacio de Justicia. No es curioso que los mismos que lo critican ahora sean quienes aplaudieron la pena impuesta al coronel Plazas Vega. Es la posición típica de medir con distinto rasero según quién sea el objeto de la evaluación. El trato asimétrico es muy propio de la justicia colombiana. ¿Dónde están, por ejemplo, las condenas de la Corte Suprema de Justicia por farcopolítica?La verdad es que la condena de Plazas fue un exabrupto jurídico y el Coronel un chivo expiatorio: le aplicaron retroactivamente y en lo desfavorable una ley penal; lo sentenciaron por un delito que no existía en el momento de los hechos; usaron una teoría (la del “autor mediato”) que en una democracia sólo es aplicable a organizaciones criminales y no a la Fuerza Pública; la prueba fundamental en su contra fue un testimonio ilegal de un supuesto testigo de quien no hay siquiera certeza de su nombre, que no pudo ser contra interrogado y que, de ser quien decía, no estuvo en Bogotá para la época de la toma. Para rematar, los periodistas Claudia Morales y Ricardo Puentes desnudaron que el activista de los familiares de las víctimas es un guerrillero del M-19, hermano de una desaparecida que seguramente también lo era.Pero el punto no es Plazas, sino la decisión del Procurador. Se quejan los opinadores de que su posición pone en peligro las amnistía e indultos a los guerrilleros del Eme. Ocurre que, sin embargo, quien abrió esa puerta fue el Tribunal Superior de Bogotá, que sostuvo que los delitos por los cuales se acusaba a los guerrilleros eran “de lesa humanidad” y, por tanto, imprescriptibles y no susceptibles de ser cobijados por amnistía o indulto. No es pues el Procurador quien pone en peligro las amnistías e indultos a los guerrilleros, sino el Tribunal. Y antes la Fiscalía General y la Corte Suprema, que han dado vía libre a calificar casi cualquier delito contra la vida, integridad física y libertad de un civil como un crimen de “lesa humanidad”, con el aplauso de quienes hoy critican. Se quejan también de que el Procurador haya solicitado la extensión de la investigación a los demás miembros del M-19 y en especial a su cúpula. Pues aquí, otra vez, el Procurador sólo sigue la senda trazada antes por la Suprema y otros jueces y fiscales de inferior jerarquía, que han construido una curiosa tesis de extensión de responsabilidad penal para investigar a algunos políticos no sólo por su alianza con los paramilitares, sino por los crímenes cometidos por aquellos. Si con estas decisiones se ponen en peligro la paz pasada y la que aún no ha llegado, la culpa no es del Procurador.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad