Cumbre, marcha y Naranjo

Abril 22, 2012 - 12:00 a.m. Por: Rafael Nieto Loaiza

Tres noticias: la Cumbre, la ‘Marcha Patriótica’ y el retiro del general Naranjo. En Colombia siempre hay para comentar. Cartagena fue un vitrinazo para Santos y el país. Imposibles de realizar hace unos años, los encuentros de 31 mandatarios y medio millar de los más ricos hombres de negocios del Continente se realizaron sin el menor inconveniente de seguridad. De noche, además, la Ciudad Vieja y el Castillo de San Felipe son un espectáculo que todos recordarán. La Cumbre Empresarial fue un éxito sin precedente y de ahí saldrá mayor inversión para el país. Colombia es la niña bonita con la que todos quieren bailar. Con todo, lo único que garantizará que el dinero se quede será que se resuelvan los problemas de las consultas previas y las licencias ambientales, el déficit enorme de infraestructura, y los riesgos de seguridad en las zonas de retaguardia histórica de las Farc. Por lo demás, la Cumbre deja sin sabores. El núcleo duro del Alba no llegó: Correa se excusó, Ortega dijo que sí pero nunca apareció y Chávez tuvo el pretexto de su enfermedad. Obama y Canadá advirtieron que no habrá cambios en la política antidrogas, respaldaron a Gran Bretaña en las Malvinas y mantuvieron su negativa a que Cuba participe en estos eventos. Finalmente, Cristina Fernández se fugó antes de tiempo y Dilma le hizo un desplante a Santos al cancelar el encuentro bilateral programado. Más allá de que no hubiera conclusiones, responsabilidad que no puede achacársele al Gobierno, la Cumbre dejó en evidencia el fracasó de la estrategia de la Cancillería de querer funcionar como pivote entre unos y otros. Las ideologías siguen teniendo un peso ineludible en la geopolítica continental. Colombia se debe preguntar si es legítimo sacrificar los esfuerzos por fomentar la democracia para tener ‘buenas relaciones’ con todos, aspirantes y dictadores incluidos. Por último, es muy desafortunado que el incidente de los agentes del servicio secreto de EE.UU., y las prostitutas haya acaparado las miradas. ¡Terminamos con mala prensa! La ‘Marcha Patriótica’ es, según el Ministerio de Defensa, parte de la estrategia política de las Farc. Hay documentos de sus cabecillas y testimonios de desmovilizados que lo prueban. La Marcha articula distintas organizaciones campesinas, estudiantiles y sindicales y tiene el apoyo expreso del Partido Comunista. Aglutina a la izquierda radical, aunque el Polo se ha quedado por fuera, al menos por ahora. Sospecho que sus directivas creen que socava sus bases. Tienen razón. Por supuesto, entre sus promotores está Piedad Córdoba. Lo curioso es que liberales como Eduardo Verano y Juan Manuel López se hayan dejado montar en el movimiento de Córdoba, llamado Izquierda Liberal en Marcha, en inequívoca relación con esta ‘Patriótica’. Óscar Naranjo se va de la Policía. Como él no hay dos. En consecuencia, no puede buscarse alguien similar. Lo que el Ministro de Defensa debe hacer es encontrar el General con el mejor potencial para ser un buen Director de la Policía y cuyo nombramiento genere el menor trauma institucional. Sólo hace poco esa institución se ha recuperado de la salida de más de una docena de generales cuando fue nombrado Naranjo. El país le debe mucho a quien se va. También yo. Trabajamos de manera muy productiva cuando fui viceministro de Justicia. Años antes, fue él quien me advirtió que los violentos me tenían en la mira. De nuevo le reitero aquí profundo agradecimiento.

VER COMENTARIOS
Columnistas