¿Avance o retroceso democrático?

Noviembre 10, 2013 - 12:00 a.m. Por: Rafael Nieto Loaiza

Lo vendieron como un avance sustantivo, como si no hubiese retorno. En un Gobierno necesitado de buenas noticias y lanzado a la reelección, era previsible. Pero la lectura cuidadosa del comunicado conjunto con las Farc sobre participación política no da razón para tal optimismo. Para empezar, y es pésimo síntoma, los negociadores del Gobierno nombran a la guerrilla como Farc-EP, Ejército del Pueblo. Y han empezado a copiar a los mamertos en el uso del detestable “colombianos y colombianas”. Más allá del maltrato del idioma, confiemos en que no haya en el lenguaje un síntoma de una simbiosis entre el Gobierno y las Farc, aunque fue eso precisamente lo que planteó tiempo Enrique Santos: nadie apoyará más a las Farc que su hermano Juan Manuel y su reelección es el único camino para mantener ese apoyo. Después, el comunicado está plagado de obviedades. ¿Alguien podría estar en contra de ampliar la democracia y promover la convivencia y la tolerancia? Como con conseguir la paz o el respeto de los derechos humanos, todos estamos de acuerdo. El problema no está en los fines, sino en la forma. Primero, es inaceptable que temas sustantivos del Estado se negocien con criminales, legitimándolos y fortaleciéndolos. Segundo, el comunicado es intencionalmente gaseoso y oculta los acuerdos concretos. Lo hace, me temo, porque si se hicieran públicos serían rechazados por la mayoría y se devolverían como un bumerán contra la reelección. Veamos algunos ejemplos: a) el comunicado y el Presidente en su alocución hablan de “dejación de armas”. ¿Aceptó el Gobierno que las Farc solo “dejen” las armas y no las entreguen? ¿No es eso una amenaza implícita de volver a la violencia si se rechazan popularmente los acuerdos ? Y si hay elecciones, ¿no hay una inaceptable presión contra la población y contra los candidatos desafectos a las Farc? b) Dicen que habrá “derechos y garantías para el ejercicio de la oposición política, en particular para los nuevos movimientos que surjan luego de la firma del Acuerdo Final”, “acceso a los medios de comunicación” y “fortalecimiento especial a los medios comunitarios”. ¿Acaso no hay garantías para el Polo, por ejemplo? ¿O se trata de darle beneficios a las Farc que no tienen los demás? ¿Espacios gratuitos en la TV y en radio? ¿O financiación de los “medios comunitarios” de las Farc y sus satélites? c) Hablan de que “se acordaron unas condiciones especiales, para dar apoyos especiales a los nuevos movimientos y partidos políticos”. ¿Vamos a premiar a los violentos, darles beneficios políticos y financiar a las Farc, a la Marcha Patriótica y a sus movimientos afines? ¿Por qué se debe privilegiar a los criminales y ponerlos en mejores condiciones que las minorías que nunca acudieron a la violencia?d) “Se acordó la creación de Circunscripciones Transitorias Especiales de Paz en zonas especialmente afectadas por el conflicto… de manera que… estas poblaciones tengan una representación especial (sic) en la Cámara de Representantes, sin perjuicio de su participación en las elecciones ordinarias. Estas circunscripciones transitorias serian adicionales a las circunscripciones ordinarias existentes.” Es decir, ¿circunscripciones nuevas en las áreas de influencia de las Farc, aquellas en que tienen o quieren reservas campesinas, por ejemplo? ¿Curules en el Congreso sin competencia para los afines de las Farc, con la ventaja de no haber entregado las armas? ¿Y además curules adicionales y directas para las Farc?

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad